¿Y si el covid-19 se hubiera originado en una desafortunada sopa del Pokémon Zubat, de tipo murciélago, que alguien se zampó en una ciudad imaginaria de Francia? Esta es la inverosímil premisa que un científico ha utilizado para meterle un gol a una falsa revista especializada y demostrar que su contenido, lejos de estar contrastado, se publica sin ningún tipo de supervisión. Sino que se lo digan a los “expertos” del Centro Pokémon de Cyllage City, en Francia, y del Hospital general de Gotham, de Nueva York, que firman este falso contenido.

El entomólogo Matan Shelomi, autor intelectual del engaño, explica en la revista ‘The Scientist‘ que esta no es la primera vez que publica un documento científico falso protagonizado por Pokémons. Su objetivo, esgrime, es demostrar la existencia “revistas depredadoras”; unas publicaciones especializadas fraudulentas que publican cualquier tipo de contenido a cambio de una contraprestación económica. Como el falso cuadro clínico de una infección por “Pokérus”, que aparece como la primera referencia en el artículo de los Zubats. O el análisis de “la proteína pikachurin”, supuestamente relacionada con un sinfín de enfermedades inventadas.

Más allá de las carcajadas que puedan generar estas premisas, el científico recuerda que la publicación de información científica sin contrastar puede tener implicaciones muy graves. “¿Qué impide que alguien publique un artículo afirmando que el jugo de col rizada previene el SIDA, que las vacunas causan transexualidad, que ciertas razas son inferiores o cualquier otra tontería igualmente errónea? ¿Y si luego se utilizan estos documentos como evidencia?”, plantea el experto.

El ‘plot twist’ de esta historia

La historia del falso artículo científico sobre un Pokémon con covid tuvo un ‘plot twist’ más. El documento no solo logró publicarse sin ni una sola revisión, sino que fue citado entre las referencias de otros trabajos académicos. La editora de la publicación incluso le envió a los autores del supuesto trabajo un mensaje felicitándolos y animándolos a publicar más contenido en la plataforma.

Tras destaparse el engaño, sin embargo, Shelomi relata que la falsa revista científica le informó de que retiraría la publicación. Pero no por la inverosimilitud de su contenido o por la denuncia implícita a la revista. Sino porqué no había pagado la cuota de publicación. Así que la anécdota del Zubat con covid-19 se quedará en los anales de la investigación científica como el Pokémon que venció en combate a una publicación engañosa.