El Pacto Verde Europeo o Green Deal trae como principal objetivo representar un gran acuerdo continental para hacer frente al cambio climático.

El objetivo es crear una economía circular, guiada por la responsabilidad ambiental en todos sus niveles y por medio de acciones concretas mejorar el bienestar de las personas y su medioambiente, así como garantizar la sostenibilidad de las actividades empresariales e industriales.

Esta gran tarea demanda una transición justa e integradora, alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que contemplan, principalmente, el apoyo a la innovación industrial, el transporte eficiente, seguro y sostenible, la descarbonización de la energía, construcciones eficientes y una estrecha colaboración con agentes internacionales.

Considerando que es un compromiso de relevancia global, para las empresas y la industria implica un cambio cultural enfocado en la responsabilidad ambiental a todo nivel. Esta cultura está presente en los avances y hojas de ruta hacia la economía circular, desarrolladas y promovidas por los diferentes sectores industriales; y cada vez, más presente en la cadena global de suministros.

¿Las empresas peruanas deben considerar, desde ya, avanzar con un plan concreto que les permita desarrollar sus actividades con base en las directrices de la economía circular? La respuesta a esta pregunta es sí, y parte de las directrices del Green Deal de la Unión Europea, así como de la recientemente aprobada ley sobre cadenas de suministro responsables de Alemania y de los criterios de los fondos internacionales de inversión.

En el Perú, muchas empresas ya están tomando acciones. Varias cuentan con un pacto verde junto a sus colaboradores. En este proceso nuevas e innovadoras soluciones tecnológicas y la digitalización son relevantes, así como la concienciación de todos los actores, por medio de la cadena de valor.

El Pacto Verde representa una oportunidad única para el Perú. Basado en sus recursos naturales y energéticos renovables, tiene la capacidad para fortalecer su posición como actor verde en las cadenas de suministro internacionales; con una oferta basada en una producción sostenible e incluso la ampliación de su portafolio de exportación, con productos sustentables, que pueden llegar a incluir recursos energéticos como hidrógeno verde.

La Unión Europea y Alemania han asumido un rol estratégico en este Green Deal y promueven la cooperación bilateral como socios comerciales estratégicos, así como la transferencia tecnológica y de conocimiento con el Perú y sus empresas. Es un esfuerzo esencial y mancomunado para lograr los objetivos de este pacto global.