Gloria Montenegro Figueroa (*)

Al pasar por las principales calles de Lima, vemos avisos sobre los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019. Estos agradecen a los más de 20 mil voluntarios y voluntarias que apoyarán este evento. Esta es una cifra que a muchos nos sorprende, ¡20 mil personas dispuestas a aportar su tiempo en aras de un bien común!

Sin embargo, no debería sorprendernos. La ayuda mutua está impresa en nuestro ADN. Recordemos la masiva respuesta ante el fenómeno de El Niño del 2017 o el trabajo de las mujeres organizadas en comedores populares.

Más allá de una respuesta asistencialista o solidaria, el voluntariado es una forma de participar en los procesos de transformación social, generando un cambio positivo en el país.

En suma, el voluntariado es expresión de una ciudadanía activa, comprometida con los procesos de desarrollo comunitario y solidario con las necesidades de las personas más vulnerables.

El ministerio tiene la rectoría del Sistema Nacional de Voluntariado y la responsabilidad de promover y facilitar la articulación de los actores vinculados, buscando un mayor impacto social. Esto no es una tarea fácil, considerando la gran cantidad y variedad de iniciativas que, desde la sociedad civil, universidades, empresas y Estado ofrecen desinteresadamente su tiempo, conocimientos y esfuerzos.

Nos hemos propuesto visibilizar este esfuerzo, poner en valor público el aporte del voluntariado. Para ello, se está realizando un diagnóstico situacional con la participación activa de las organizaciones de voluntariado a nivel nacional. En una primera etapa en Lima, Piura, Ayacucho, Cusco, Arequipa, Loreto y Junín, teniendo previsto incorporar al total de las regiones del país para el año 2020.

Este diagnóstico permitirá dar a conocer a la población la existencia de las organizaciones de voluntariado en sus localidades, los ámbitos y temáticas que abordan, el número de voluntarios y voluntarias que movilizan, sensibilizando a la ciudadanía para promover una mayor participación articulada.

Por otro lado, el MIMP tiene a su cargo el Registro de Voluntariado en el país; a la fecha tenemos inscritas a 4.080 personas (70% mujeres) y 77 organizaciones de voluntariado; sin embargo, se estima que existen al menos 500 organizaciones de voluntariado a nivel nacional. Para facilitar su identificación, el MIMP pondrá a disposición en las siguientes semanas la plataforma virtual del voluntariado, que permitirá a las organizaciones y a las personas voluntarias inscribirse en tiempo real, acceder a capacitación y, sobre todo, articular la oferta con la demanda del voluntariado.

Nos reafirmamos en que el voluntariado es una herramienta potente para el desarrollo social de nuestro país. Desde el Estado, nos corresponde apoyarlo y crear las condiciones para su fortalecimiento. Los 20 mil voluntarios que hoy participarán en los Juegos Lima 2019 podrán convertirse en 40 mil o más en la próxima oportunidad de un evento de estas dimensiones.

(*) Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.