La nueva normalidad nos exige una vida más conectada tecnológicamente. Sin embargo, como consecuencia, muchas ciudades del país empezaron a registrar mayores índices de consumo energético.

¿Cómo hacer uno eficiente de este recurso y cuánto puede afectar al medioambiente si no somos responsables?

En el marco de las celebraciones por el Día Mundial del Ahorro de Energía, Mario Castro, gerente de Medio Ambiente de Engie en el Perú, brinda cinco consejos prácticos que permitirán reducir el consumo de energía en los hogares peruanos, con el propósito de cuidar el efecto económico así como la reducción de nuestra huella de carbono.

  • Enciende una ducha eléctrica o terma solo cuando la vayas a utilizar. El artefacto que más consume energía es la ducha eléctrica (4,500 watts). Una hora de uso al día puede generar un gasto aproximado de S/ 60 mensuales.
  • Descongela tus alimentos antes de calentarlos en el microondas. Este artefacto consume 1,100 watts. Lo mejor es que descongeles tus alimentos y los cortes en trozos para no utilizar tanta energía para descongelarlos. Recuerda que una hora diaria de uso equivale a S/ 32, aproximadamente.
  • Evita tener abierta la refrigeradora. Si vas a abrir la refrigeradora, procura que sea por periodos cortos. No olvides verificar que los sellos de la puerta estén en buen estado para evitar que escape el aire frío. Recuerda que este artefacto consume alrededor de 350 watts. Al adquirir una nueva, verifica que la clasificación energética sea “A”.
  • Desconecta televisores, computadoras y cargadores. Una TV de 20′’ consume 120 watts y una computadora 300 watts, si ambas se usan todo el día o se mantienen conectadas pueden generar incrementos en el consumo. Una computadora de escritorio puede consumir 2.8 watts con solo estar enchufada. Por ello, se recomienda utilizar tecnología LED porque consume 25% menos electricidad que las LCD.
  • Evita usar artefactos en las “horas punta”. Entre las 6pm y 11pm existe la “hora punta” del sistema eléctrico. Esto, debido a que la mayoría de las personas dejan de trabajar y comienzan a realizar otras actividades que requieren que la iluminación esté encendida, incrementando el consumo.

“Debemos encender la luz solo de ser necesario e idealmente utilizar focos LED, los cuales iluminan igual, pero ahorran energía. En esos periodos, desconectemos los artefactos que no utilizamos o incluso, al ir a dormir podemos desconectar la TV, microondas, etc.”, comenta.

Cabe señalar que el Osinergmin cuenta con una plataforma que te permite calcular el consumo de tus artefactos que le permitirá llevar un mejor control y así observar esa reducción en su recibo de luz.