El 49% de las empresas viene evaluando la obligatoriedad de la vacuna para el retorno o continuidad de labores presenciales de sus trabajadores, según Marsh Perú. Del 17% que sí considera hacerlo, la mayoría (57%) contempla solicitarlo a todos los puestos por igual, mientras que el 43% solo considerará a los más expuestos.

El informe precisa que las empresas privadas se muestran cautelosas frente a las restricciones laborales de personas no vacunadas.

El 41% ha señalado que las políticas se determinarán de acuerdo con la orientación del Gobierno, cuando esté disponible. En ese contexto, por el momento, el 76% de las empresas realiza un seguimiento a los empleados que están recibiendo las vacunas, mientras que el 17% está pensando en uno.

Vanessa Choroco, subgerente de salud ocupacional de Marsh Perú, precisa que pese a la falta de claridad en las regulaciones vigentes, ocho de cada 10 empresas estaría dispuesta a adquirir las vacunas para sus colaboradores previo al retorno a labores presenciales.

“Los resultados nos muestran que existe una preferencia por la Pfizer y la Johnson & Johnson, esta última que sólo requiere una dosis”, agrega.

Sobre estas mismas empresas, el 60% está dispuesto a coordinar o colaborar con el gobierno central o regional para adquirir las vacunas, sea para agilizar procesos (31%), brindar apoyo logístico (25%) e incluso donar un porcentaje de vacunas conseguidas (13%).

Mientras que un 44% de empresas evalúa contratar un seguro de responsabilidad patronal o similar frente a una consecuencia indeseada por la vacunación. Solo el 7% lo considera necesario, si se tiene en cuenta que la empresa sería el ejecutor del proceso de vacunación.

“Muchas de las organizaciones han levantado información sobre la aceptación de la vacunación en sus trabajadores y la amplia mayoría señala que más del 70% de los empleados desea vacunarse. Es importante mantener esos niveles de aceptación frente a cualquiera de las vacunas autorizadas en el país”, acotó.

Finalmente, el informe aclara que el 46% de las empresas implementará el retorno total o parcial de los vacunados a labores presenciales, en un plazo de entre 15 a 28 días después de recibir la última dosis.