Informe. Después de más de tres meses preparándose y adecuando sus protocolos a las exigencias de un nuevo mundo, los centros comerciales empiezan a reabrir sus puertas. Asumen que será un semestre muy duro, pero con grandes expectativas y ajustes en la marcha.

Luego de elaborar exhaustivos protocolos acordes con las exigencias de la coyuntura por la que atravesamos, los centros comerciales, conocidos también como malls, reabren sus puertas con mucha cautela, pero a la vez con grandes expectativas.

No será sencillo. Esta nueva etapa exige medidas sanitarias muy estrictas, entre las que se incluye una reducción sustancial de sus aforos, con la finalidad de mantener el distanciamiento social.

“Será un proceso ordenado. Desde hace varias semanas, el sector retail se prepara y adoptó todas las medidas sanitarias necesarias, entre ellas el control sobre el aforo y la seguridad, porque si hay espacios seguros y en donde las distancias se respetarán, esos son los centros comerciales”, afirmó el experto en este tema Percy Vigil.

Y es que estos establecimientos tendrán que reducir su aforo en un 50%, lo que influiría en las ventas que se podrían registrar este año, aunque, a entender del especialista, los resultados podrían ser sorprendentes.

“Es difícil proyectar ventas, ya que esta experiencia no la hemos visto nunca. Si hiciéramos una operación matemática podríamos decir que con un aforo del 50%, las ventas también se reducirían en ese nivel, pero creo que no será así”, precisó.

Agregó que habrá mucha compra de reposición, es decir, gente que tenía en mente comprar productos no necesariamente de primera necesidad y que no pudo concretar la transacción por la pandemia. “Se trata, entonces, de una demanda latente que espera esta reapertura, por lo que las cifras podrían sorprendernos. No obstante, ello dependerá también de las acciones que tomen cada marca o tienda para atraer al consumidor”, refirió.

ProyeccionesEl presidente ejecutivo de la Asociación de Centros Comerciales y de Entretenimiento del Perú (ACCEP), Carlos Neuhaus, afirmó que las ventas de estos establecimientos podrían alcanzar los 20,000 millones de soles este año.

“Proyectamos inicialmente ventas por 30,000 millones de soles, tomando en cuenta que la economía nacional comienza a tomar impulso. Sin embargo, recordemos que el poder adquisitivo de la población se ha reducido, lo que nos hace ser un poco más conservadores con las cifras y proyecciones”, comentó.

Hasta el año pasado, en el Perú había 85 centros comerciales distribuidos en todo el país, los cuales concentran un total de 8,144 tiendas que recibieron a un total de 71 millones de personas.

En esta fase 2 de la reactivación económica, los centros comerciales hacen su reaparición, con un modelo sanitario que puede ser repetido por otros comercios en el país. Sin embargo, nada de esto servirá si la población no se comporta a la altura de las circunstancias.

Impacto recaudador

Vigil destacó el positivo efecto que tienen estos establecimientos en materia de recaudación tributaria.

“Se trata de una significativa cantidad tanto por pago del IGV como por el impuesto a la renta (IR)”, comentó el especialista en centros comerciales.

Agregó que existe la creencia de que los centros comerciales solo son grandes superficies para grandes marcas.

“Sin embargo, también hay pequeños empresarios que se atrevieron a establecerse en un centro comercial, que desarrollan una marca, les está yendo bien y algunos inclusive comienzan a expandirse hacia otros locales. Ellos también contribuyen con sus impuestos”, precisó.

Mercado

*De acuerdo con el presidente ejecutivo de ACCEP, las ventas online representan aproximadamente el 5% del total de la facturación anual de los centros comerciales. No obstante, debido a la pandemia, este rubro se cuadriplicó y ahora representa el 20%.

*El año pasado, las ventas totales de estos establecimientos comerciales se situaron en los 29,500 millones de soles.