Una “acción fuerte” es “urgente” frente al rápido avance de la variante ómicron y “la vacunación sola no bastará”, advirtió este miércoles el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

“En la actual situación, la vacunación sola no permitirá impedir el impacto de la variante ómicron, porque no hay tiempo para tapar los déficits de vacunación existentes”, declaró la directora del (ECDC), Andrea Ammon, en un comunicado.

Para que la carga sobre el sistema de salud siga siendo “manejable”, el ECDC reiteró su llamamiento a la “reintroducción rápida y al fortalecimiento” de las medidas denominadas “no farmacéuticas” contra el covid-19, un término que abarca las restricciones en general.

“Es urgente que se adopten medidas enérgicas para reducir la transmisión, reducir la pesada carga sobre los sistemas sanitarios y proteger a los más vulnerables en los próximos meses”, añadió el ECDC, que abarca los 27 países de la UE, Noruega e Islandia.

La variante ómicron se propaga “a un ritmo que nunca hemos visto con ninguna otra variante”, había advertido ya el martes la Organización Mundial de la Salud (OMS), llamando a utilizar todas las herramientas anticovid posibles para evitar que los sistemas de salud se vean abrumados rápidamente al acercarse las fiestas de fin de año.

Para el ECDC, utilizar las mascarillas, teletrabajar, evitar los lugares concurridos y los transportes públicos, quedarse en casa cuando se está enfermo, ventilar y mantener un alto nivel de higiene “siguen siendo una prioridad”.

Para los casos probables o confirmados de ómicron, el rastreo también debe ser una prioridad, y las pruebas siguen siendo “una herramienta importante” incluso cuando las personas están vacunadas, así como el aislamiento de todos los casos positivos de covid-19.