Las consecuencias de la revelación de audios que vinculan al presidente de la República, Martín Vizcarra, con el artista Richard Cisneros están todavía muy lejos de terminar.

Ha llamado la atención que algunos personajes implicados en la trama ofrecieran declaraciones ante instancias oficiales, pero luego se hayan desdicho en los audios o en manifestaciones posteriores en los medios de comunicación.

Detalles. Para muestra un botón. Cuando Richard Cisneros se presentó por primera vez a la Comisión de Fiscalización, para responder por sus polémicas contrataciones con el Ministerio de Cultura, fue consultado por un legislador sobre la facilidad con la que se tomó selfies dentro de la Casa de Pizarro.

Cisneros, entonces, respondió que por los “trabajos de investigación” que realizaba tenía que tener consigo su teléfono móvil.

Sin embargo, en uno de los audios afirma que fue el propio mandatario quien le tomó las fotografías. Posteriormente, en una entrevista en televisión, dijo que jamás  pasó con celular a Palacio de Gobierno y que fue Karem Roca, exsecretaria de Palacio, quien tomó las instantáneas.

Roca también cambió sus versiones, pues ante la Comisión de Fiscalización -que preside Edgar Alarcón- se manifestó sorprendida por la existencia de las grabaciones difundidas y hasta se refirió a la posibilidad de que se efectúe un peritaje.

Días después, se conoció un audio en el que Roca le pregunta a su exabogado Fabio Noriega si cometió un delito al grabar al jefe de Estado.

Aunque el mandatario no ha declarado ante el mencionado grupo de trabajo parlamentario, sus dichos ante los medios y el contenido de los audios dejan dudas sobre su relación con Richard Cisneros y el interés que tenía en coordinar una versión con Roca y su también exsecretaria Mirian Morales, quienes serían interrogadas por la Fiscalía (ver infografía).

Análisis. Al respecto, abogados especialistas consultados por Correo, coinciden en que cambiar una versión es una falta grave y que quienes incurren en ella pueden recibir una pena de cárcel.

Para Andy Carrión, con tal cambio se incurre en el delito de falsedad, que se castiga con prisión de entre cuatro a seis años, pena que podría ser de carácter suspendido.

Adelantó que esta última es la que se aplica en general.

“Eso sería válido para Karem Roca como Cisneros, dentro de todas las versiones no se sabe quién dice la verdad o no”, apuntó.

El letrado precisó que en el caso del presidente Vizcarra Cornejo no existiría el delito de falsedad, pero si podría iniciarse una investigación por los delitos de encubrimiento y obstrucción.

“Él dijo que no se corre, lo que puede hacer la Fiscalía Suprema es investigarlo, tampoco es que estén atados de manos”, recordó.

El abogado penalista Fernando Silva también coincidió en que se ha cometido el delito de falsa declaración en proceso administrativo. “Si no dice la verdad en cualquier circunstancia, comete el delito de falsedad”, advirtió.

El letrado, del Estudio Silva Abogados, indicó que las declaraciones vertidas en la comisión Fiscalización serán las que se tomen por válidas, debido a que se hicieron ante una autoridad.

Además, Silva refirió que luego de escuchar el contenido del audio en el que se desprende que fue Roca quien hizo las grabaciones, ahora estas pueden considerarse como pruebas “legales”.

“Quiere decir que una de las personas que participó se autograbó, eso sí tiene validez probatoria y es muy importante”, puntualizó.