Realizar exámenes periódicos permiten tener diagnósticos en estadios tempranos, evitar tratamientos más invasivos, incluso el de una mastectomía total.
En el transcurso del año, el Perú registró más de 6,000 nuevos casos de cáncer de mama, según información proporcionada por la Liga contra el Cáncer, lo que hace de esta enfermedad la más común entre las mujeres. Sin embargo, en el 90% de los casos las probabilidad de curación son muy altas si se efectúan los chequeos preventivos en etapas tempranas, asegura Katia Vargas, coordinadora especialista de la carrera de Obstetricia de la Universidad Privada del Norte (UPN).

Refiere que las herramientas disponibles para la prevención y el diagnóstico precoz de cáncer de mama han aumentado tecnológicamente, y la UPN, junto con la Liga contra el Cáncer, realiza asesoramiento y sesiones educativas a cargo de docentes y estudiantes de Obstetricia y Nutrición para prevenir la enfermedad, contribuyendo también a la formación de los futuros profesionales.
El diagnóstico con un enfoque integral recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye la educación para la salud, tamizaje y detección temprana, diagnóstico, tratamiento y cuidados paliativos.
¿Cuáles son los cinco chequeos para detectar el cáncer de mama?
El chequeo más común es la autoexploración y consiste en palpar las mamas y axilas buscando algún tipo de bulto o “bolita”’ inusual, no obstante, cuando el cáncer es pequeño y no se puede detectar de manera manual, es necesario realizar un examen de mamografía.
El examen de mamografía puede brindar una imagen que permite a los médicos especialistas ver anomalías o cambios en los tejidos de las mamas, detectando de manera temprana el cáncer cuando este es pequeño. En el caso de mujeres mayores de 40 años a más es fundamental realizarlo una vez al año.
– También existe el examen de ultrasonido (ecografía), utilizado para valorar el tejido mamario y diferenciar si lo encontrado es un quiste lleno de líquido o una masa sólida.
– Luego de estos exámenes es necesario identificar si el hallazgo corresponde a indicios de cáncer y si procede continuar con la biopsia de mama. Una biopsia extrae un tejido del área sospechosa para que se pueda observar en el laboratorio y descartar o confirmar la presencia de células cancerígenas.
El examen de resonancia magnética usado con frecuencia para mujeres diagnosticadas, utiliza ondas de radio e imanes potentes para obtener imágenes detalladas del interior del seno, lo que ayuda a medir el tamaño del cáncer, calcular la velocidad con la que crece y a detectar posibles tumores en el seno opuesto.
Vargas sostiene que la UPN busca contribuir a la lucha contra el cáncer de mama, mediante charlas y asesoramiento que ayuden a mejorar la falta de cultura de prevención que aún existe en el Perú, y por eso es fundamental sensibilizar a las peruanas acerca de la importancia de adoptar chequeos preventivos y cuidar de esa manera su salud.