La campaña “de vuelta a clases” es una de las temporadas más importantes del año para las empresas dedicadas a la elaboración, confección y comercialización de bienes y servicios vinculados a la actividad escolar y, de igual manera, es una gran oportunidad para las del sector logístico, señaló Javier Ramos, gerente de logística del Grupo Eulen Perú.“Entre los servicios que ofrece el mercado logístico, el almacenamiento bajo la modalidad del croosdock es el más solicitado; es decir, aquella mercadería que ya está lista para ser vendida y que sólo necesita de un espacio temporal. Además, los procesos de embalaje y etiquetado también son muy requeridos”, explicó.

En ese sentido, dijo que, en general, el impacto para los operadores logísticos que manejan productos del sector escolar, es el incremento, de entre “15% y 20%, sobre su nivel de facturación normal”.

Sin embargo, según dijo Ramos, aún existen muchas variables que mejorar en el sector logístico para hacer frente la campaña escolar y uno de ellos tiene que ver con la mano de obra, pues, al ser una campaña corta y de mucha carga operativa, algunos operadores precisan la contratación de personal en forma temporal. “En este punto, el riesgo que se corre es, justamente, no tener al personal capacitado o con experiencia necesaria en actividades propias de un almacén”, precisó.

Es decir, bajo ese contexto, no dimensionar bien el volumen que se va a manejar en una campaña puede traer, muchas veces, serios problemas logísticos al cliente final.

Por ello, recomienda a las empresas, prepararse con tres y hasta cuatro meses, previo a la campaña escolar, para responder adecuadamente la demanda.El 90% del éxito en una campaña escolar está justamente en la planificación de la logística desde el almacén hasta su llegada al cliente final”, precisó el ejecutivo.