Profesor principal del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico e investigador principal del CIUP. Es doctor en Economía por la Pontificia Universidad Católica del Perú, máster en Economía por la University of Rochester (Estados Unidos).

Luego de pasada la cuarentena y con la apertura de las actividades, el destacado economista Bruno Seminario hace un balance del embate económico por la pandemia y, más importante aún, brinda algunas recomendaciones y medidas para salir de este duro momento para el país.

En marzo usted señaló a este medio que todas las balas del Gobierno debían dirigirse a atender la emergencia sanitaria. ¿Debe cambiar ese enfoque?

Tiene que seguir dirigido allí porque hasta ahora no han logrado controlar la pandemia y si no logras controlarla, el riesgo de que vuelva a aumentar el número de casos es enorme. Si es que eso ocurre, no han dicho (el Gobierno) con claridad qué se va a hacer.

¿Cuánto es el retraso entre abrir la economía y el aumento de casos?

De lo que se ha observado en Chile es que demora aproximadamente un mes entre la liberalización de la economía y el aumento de los casos. En EEUU también se notó lo mismo. O sea, aquí entre agosto y setiembre podríamos estar observando un nuevo aumento de casos. Si es que aumentan esa es una pregunta que le toca (responderla) al premier Cateriano, a lo mejor decide suprimir trámites para impedir que la pandemia aumente.

¿Para usted la discusión debe ser salud o economía?

Puedes combinar ambas cosas. Hay ciertos sectores que gastando bien en el control de la epidemia podrían funcionar con facilidad, pero hasta ahora no queda muy claro si van a hacerlo.

¿Las medidas en términos económicos y de salud fueron las adecuadas?

Específicamente tú estás viendo los resultados de los últimos tres meses. La producción ha descendido significativamente entre 40% y 30% y la pandemia no ha sido controlada. Si las medidas fueron las adecuadas, yo diría que no fueron muy efectivas.

¿Cuál es el impacto económico más grave a la fecha?

El problema más importante es que tienes aproximadamente a dos millones de personas desempleadas en Lima Metropolitana y hasta ahora no hay una medida política que trate de responder a este problema masivo de desempleo.

¿Hay forma de estimar cuánto ha sido la pérdida del empleo a nivel nacional?

Si Lima es aproximadamente la mitad de los empleos a nivel nacional y aquí se perdieron el 50% de los empleos, ponte que en provincias haya sido un poco menos porque como es producción agropecuaria allí no se perdieron tantos empleos, pero que se hayan perdido el 30% te da por lo menos 4 millones de personas, o sea casi un tercio de la fuerza de trabajo. Es un cálculo grueso.

En esa medida, ¿considera oportuno un programa de bonos realmente universal?

Tendrías que tener bonos mensuales, si das bonos por una sola vez, sirven de muy poco. Si quieres sostener la demanda, necesitarías tener bonos con regularidad. Tiene que administrarse rápidamente y para esto es que tienes ministros, para que diseñen la estrategia.

El bono tiene además efecto dinamizador de la demanda.

Si no das los bonos, la gente no consume y si no consume, caen las ventas. Si ahora la ventas cayeron en 50%, sin bonos hubiese caído en 70%.

¿Cómo dinamizar esa demanda más allá de un programa de bonos?

No hay ningún programa público que garantice que efectivamente la demanda se va a recuperar porque no se ha anunciado ningún programa fuerte de obras públicas ni programa de aumento fuerte en las compras directas de bienes y servicios para el próximo semestre. Nosotros habíamos pronosticado que la economía iba a caer 16% pero sin ese programa público la economía podría caer entre -20% y -25%.

Arranca Perú en Lima

El Gobierno anunció el Arranca Perú como el programa dinamizador de la inversión pública en el segundo semestre, ¿cree que logrará revertir el descenso de la economía?

Normalmente, cuando tú le das dinero a las regiones es poco probable que se gaste, como ya ha ocurrido varias veces. En segundo lugar, es necesario considerar la magnitud de ese programa. Y el tercer aspecto es que no solo basta con transferir plata a las regiones, hay que considerar la situación de Lima y Lima es la mitad de la economía del Perú y en Lima, ¿hay un programa similar? Por lo tanto, se necesitaría un programa realmente masivo para remontar la demanda.

¿Poco más de 6 mil millones de soles no es un impulso agresivo en su opinión?

Tú necesitarías un impulso fiscal de por lo menos entre 5% y 6% del PBI. Estaríamos hablando de un gasto fiscal de 6 mil millones de dólares. Las últimas estadísticas nos muestran que el gasto fiscal se está reduciendo, el gasto corriente y la inversión pública, en lugar de aumentar, se han reducido.

El Ministerio de Economía estima una caída menos dramática que el 12% que prevé el Banco Mundial, justamente por el programa de estímulo de la demanda interna, ¿coincide con esa opinión?

Hasta ahora el MEF no ha anunciado un programa creíble que efectivamente va a remontar la economía. Para remontar la economía tiene que gastar bastante, pero hasta ahora no hay un programa fiscal creíble que va a ser así. Hasta que el MEF no salga a gastar, las proyecciones de la Cepal que están en el orden del 14% y 15% pueden inclusive estar subestimando la caída. Si es que no hay gasto decisivo en el segundo semestre, la caída puede estar cercana al 20%.

Ni qué decir de la inversión privada entonces.

La inversión privada ha caído 70% y con la economía semiparalizada no creo que haya mucha inversión privada. Si es que no hay inversión pública, no va a haber inversión privada. Quién va a invertir si estás vendiendo el 50% de lo que vendías antes. Tendrías que ser loco, ¿no?

Profesor, usted que ha estudiado a detalle la historia económica del Perú, ¿cuánto nos podría tomar recuperar el ritmo de crecimiento que teníamos antes de la pandemia?

El embate de la guerra con Chile fue en 1876 y se recuperó en 1910. Sin irte tan lejos, la recuperación del shock de la crisis de los ochenta demoró 10 años. Tranquilamente, con malas decisiones de política económica, como parecen ser, puedes demorarte 10 años en recuperar lo que estás perdiendo ahora. No hay ninguna razón para creer que va a ser rápido. A nivel mundial puede demorar tres o cuatro años, excepto acá en el Perú que creen que van a recuperar en seis meses.

Nuevo gabinete

Tenemos un nuevo gabinete que llegó con el mensaje de destrabar proyectos. ¿Le parece el diagnóstico correcto?

Si siguen con ese discurso del destrabe estamos mal. ¡Elevo mi proyección de -16% a -25%! Como si el problema fuera el destrabe, quien ha dicho eso no tiene idea de la situación económica. Parece que no se ha enterado de que la economía ha caído 40% en el primer trimestre.

Según se señala, se tenderán mejores puentes con el sector privado.

Cómo si el problema fuera la coordinación entre Ejecutivo y empresarios. No hay ningún problema de destrabe, lo que tienen que hacer es gastar fuertemente en el gasto de gobierno y que los otros se animen a invertir.

El mensaje sobre destrabe estuvo asociado al tema minero.

Eso (el destrabe) es un problema de inversión minera, pero el problema de la minería es que la producción minera ha caído y es la producción existente no la producción minera en base a proyectos. La producción minera existente son las minas que no están operando, no las minas nuevas. Todas las minas están operando al 50% de su capacidad, eso no tiene nada que ver con Tía María. Eso es un problema de gestión sanitaria que no han sido capaces de controlar, la epidemia al interior de las minas, y si no han sido capaces necesitan ayudan del Estado para efectivamente controlar una epidemia en una mina.

¿Sectores como la minería tienen posibilidad entonces de reactivarse de forma más temprana?

En principio, ni en minería ni en pesca hay ningún problema de demanda, todo se debe íntegramente a cuestiones de oferta que están vinculadas a la pandemia. Una forma sencilla de que recuperes rápidamente la producción de esos sectores extractivos es darles recursos y ayudar a esas empresas a que logren restituir un flujo fluido de producción. Si tú recuperas rápidamente, y eso que se puede hacer en tres o cuatro meses, vas a tender a desarrollar un superávit comercial y ese superávit es equivalente a un impulso fiscal. Para lo descrito necesitarías una estrategia para ver qué es lo que ha ocurrido con esos sectores, que no es una cuestión de trabas, es una cuestión que no se ha sabido gestionar la pandemia.

En la otra orilla tenemos al turismo, restaurantes y el sector servicios.

El turismo probablemente no se recupere en 5 o 6 años y todavía no hay una estrategia de qué van a hacer las empresas que están metidas en ese sector. ¿Qué van a hacer todos los restaurantes? Todo ese sector es cerca del 8% de la economía. Allí tienes un trabajo enorme de reestructuración del sector servicios. En eso deberían estar pensando.

El ministro de la Producción tendría bastante trabajo porque de él depende la gestión del turismo y restaurantes. Es el sector que más ha caído y es enorme, es el responsable del colapso de la ocupación, si no se recupera ese sector, no se va a recuperar la economía.

Si las empresas no sostuvieron un mes las ventas, demuestra que no son sólidas financieramente

Un buen grupo de empresas ni bien iniciada la pandemia aplicaron la suspensión perfecta y en otros casos ceses. ¿ Qué nos dice esto de las empresas locales?

Que no son muy sólidas financieramente, ni siquiera sostienen un mes de ventas, por lo tanto, no deberían recibir ningún crédito porque no lo van a pagar. Si ni siquiera le pueden pagan a los trabajadores qué van a pagar el crédito o cómo van a pagarlo.

Los programas de salvataje crediticio a las empresas fueron criticados también por ese aspecto.

Cuantos más despidos hayan, mayor va a ser la dificultad de la demanda. Si es que las empresas no pueden sostener a sus trabajadores no tienen mucha fortaleza financiera, yo ni siquiera les daría el crédito de Reactiva Perú. De hecho, en Inglaterra, una de las condiciones para acceder a Reactiva es que no apliquen la suspensión perfecta, si la aplican, no hay que gastar recursos fiscales en una empresa que ni siquiera puede sostener a sus trabajadores un mes.

Pero aquí no se estableció esa restricción.

Habría que imponer esa restricción: el que quiera irse en suspensión perfecta, perfecto, pero no recibe ningún crédito del Banco Central, no tiene ninguna razón. Para qué le vas a dar crédito subsidiado barato, ¿para que despida a la gente? Simplemente no le das ningún crédito, que vaya a buscarlo en el banco y le cobrarán pues 14% o 16% porque si una empresa por dos meses de venta ya está despidiendo a sus trabajadores, financieramente está hasta las patas.

¿Cree que Reactiva Perú tuvo el éxito que se pregona?

Estos programas tienen como objetivo solamente impedir que las empresas quiebren. Entonces, ha tenido un éxito parcial, no hay muchas empresas que hayan quebrado, pero no pueden ser sostenidas ni recuperar el nivel de producción. Si no recuperas el nivel de producción, estos programas crediticios lo único que van a generar son deudas porque las empresas no van a recuperar su nivel de ventas.

Justamente, sobre los bancos y el debate de la reprogramación de los créditos se evidenció una vez más los altos spreads del sistema bancario local.

Los spreads en el Perú deben ser uno de los mayores de Sudamérica sin justificación porque las tasas de interés pasivas son bajas y los bancos tienen unos spreads enormes. Eso no es ninguna novedad. El problema que tenemos es un sistema financiero que no es muy competitivo desde el punto de vista bancario y desde el punto de vista del sistema de pensiones.

grupo larepublica