Washington, Estados Unidos

AFP

Estados Unidos y Brasil confirmaron la fortaleza sin precedentes de su relación tras el encuentro del presidente Donald Trump con uno de sus más fervientes admiradores: su par brasileño Jair Bolsonaro, el “Trump del Trópico”.

El magnate inmobiliario y el excapitán del Ejército, populistas de derecha, tuiteros compulsivos de retórica polémica, y con sintonía en múltiples temas, dejaron claro su compromiso para forjar una nueva alianza hemisférica.

“Brasil y Estados Unidos nunca han estado más cerca”, señaló Trump en la Oficina Oval, elogiando la campaña electoral de Bolsonaro que sorpresivamente lo llevó al Palacio do Planalto con un mensaje rupturista, muy a tono con su llegada a la Casa Blanca.

“Tenemos muchos valores comunes, admiro al presidente Trump”, dijo Bolsonaro, quien se ha sentido orgulloso de ser comparado con Trump y un convencido de que este será reelecto en el 2020.

OTAN

Para enfatizar la importancia del lazo, Trump anunció que propondrá a Brasil como un aliado preferente fuera de la OTAN y sugirió incluso que el país pueda integrarse al pacto militar como miembro.

“Tengo la intención de designar a Brasil como un aliado preferente fuera de la OTAN, o (…) tal vez en un aliado de la OTAN”, dijo Trump a periodistas en el Jardín de Rosas, destacando el impacto positivo que eso tendría para ambas naciones en cooperación y seguridad.

Brasil aspira además ingresar a la OCDE, el club de democracias ricas, y Washington hará todo lo posible por ayudarlo, afirmó Trump en la Oficina Oval.

Pelé

Trump y Bolsonaro, fuertemente críticos de los gobiernos de Cuba y Nicaragua, también comparten posiciones de línea dura sobre el multilateralismo, la inmigración y el papel de China, de creciente influencia en Latinoamérica.

Y son escépticos del cambio climático, un riesgo para los esfuerzos mundiales para revertirlo teniendo en cuenta que la amenazada selva amazónica ocupa buena parte de Brasil.

La complicidad de Trump y Bolsonaro se vio reforzada entre risas en la Oficina Oval, cuando intercambiaron camisetas de los equipos de fútbol de sus países. “Todavía recuerdo a Pelé”, comentó Trump, alabando las cualidades de la ‘Seleçao’.

Los gestos también hablaron por los dos: Bolsonaro adoptó la misma postura que Trump con las manos juntas entre las piernas abiertas, e interrumpió una pregunta para darle la mano.