Se preveía una segunda vuelta en las elecciones presidenciales celebradas en el país altiplánico. Pero el reciente conteo dio una giro radical que ha sido rechazado por el organismo continental.

Con el 46,40% de los votos, el actual mandatario boliviano Evo Morales, que busca nuevamente la reelección, tendría prácticamente consumada la victoria frente a Carlos Mesa, que quedó relegado con un 37,07%.

A raíz de este conteo, publicado por el TSE al 95,63% de las actas verificadas, la Misión de Observación Electoral enviada por la Organización de Estados Americanos, (OEA), expresó su preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos tras el cierre de las urnas.

Como se recuerda, los datos preliminares de las elecciones de este domingo publicados por el órgano electoral boliviano daban cuenta de un ajustado enfrentamiento, con un 45% de Morales frente a un 38% de su adversario, por lo que se creía que irían a una segunda vuelta.

Ahora, con el reciente conteo, Morales aseguraría un periodo más en la presidencia de Bolivia. Según la Constitución de ese país, el ganador en primera vuelta debe obtener el 50% más uno de los votos válidos o al menos 40% de los sufragios con una ventaja de 10 puntos sobre el segundo.

La OEA se manifestó en contra de los nuevos resultados publicados por el TSE, que había dejado de difundir los resultados electorales tras conocerse la escasa diferencia entre los principales candidatos durante el domingo por la noche.

A las 19.40 del domingo 20 de octubre el TSE difundió los resultados del TREP. Esas cifras indicaban claramente una segunda vuelta, tendencia que coincidía con el único conteo rápido autorizado y con el ejercicio estadístico de la Misión. Nuestra información fue compartida hoy con el TSE y la Cancillería. A las 20.10 de ayer, el TSE dejó de divulgar resultados preliminares, por decisión del pleno, con más del 80% de las actas escrutadas. 24 horas después, el TSE presentó datos con un cambio inexplicable de tendencia que modifica drásticamente el destino de la elección y genera pérdida de confianza en el proceso electoral, se lee en el comunicado oficial.

Mesa rechaza proceso electoral

Carlos Mesa, denunció este lunes un “fraude” y anunció que desconocerá los últimos resultados provisionales de las elecciones presidenciales que dan al jefe de Estado ganador en la primera vuelta.

“No vamos a reconocer esos resultados que son parte de un fraude consumado de manera vergonzosa y que está colocando a la sociedad boliviana en una situación de tensión innecesaria”, sostuvo Mesa, en declaraciones a medios de Santa Cruz (este boliviano).

El recuento rápido de actas (TREP), reanudado este lunes tras casi 20 horas de parálisis, daba a Morales un 46,87% y al opositor Carlos Mesa el 36,73% con 95,30% de actas verificadas, otorgando al presidente izquierdista 10,14 puntos de ventaja, suficientes para evitar un balotaje.

El tribunal electoral, “ha volteado la elección y le ha dado 10 puntos de diferencia (a Morales), por ahora. Me imagino que le van a agrandar todavía más, consumando un fraude, consumando un robo electoral inaceptable”, protestó Mesa.