Paola Villar S.

Tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y las clínicas privadas, El Comercio conversó con Carlos Joo, presidente de la Asociación de Clínicas Particulares del Perú (ACP), quien detalló que cada clínica deberá firmar un contrato con el Seguro Integral de Salud (SIS) para aceptar la tarifa acordada y remarcó que, en algunos casos, los ingresos de las clínicas durante el estado de emergencia han sido impactados en un 70%.

¿Cuáles son los pormenores del acuerdo?

Este acuerdo al que hemos llegado el día miércoles incluye un paquete integral de S/55.000 más IGV y toda la estancia que tenga el paciente del SIS en la clínica tanto en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) como en la hospitalización. Tiene como componentes [el pago de] honorarios, médicos y enfermeras, técnicos, ventiladores, monitores, procedimientos, medicamentos, laboratorios, imágenes, entre otros. Lo único que no está en ese paquete es la eventualidad que es muy infrecuente de que un paciente no COVID-19 este muy mal y tenga una falla renal por lo que se necesite de hemodiálisis. es lo único que no cubre. Este paquete es por toda la hospitalización y integral tal como lo he mencionado.

En esta negociación, las clínicas privadas como gremio han tenido que bajar sus pretensiones sobre lo que buscaban alcanzar inicialmente. Se había acordado S/97.000 por 21 días en UCI y ahora hablamos de una tarifa plana de S/55.000. ¿Qué implica esto para el sector en términos de costos?

Evidentemente negociar era lo cercano a la propuesta. En ese sentido, el gremio ha bajado su propuesta inicial y también el SIS ha elevado la suya para lograr un punto de encuentro. Lo acordado evidentemente dependiendo de la estructura de costos de cada clínica significará que por lo menos nos cubra los costos. En algunos casos, se podrá ganar algo. En otros casos, también se perderá. Pero la ganancia más importante no la estamos viendo en soles, sino en salvar vidas de pacientes que están afectados por esta devastadora pandemia. Ahí estamos expresando nuestra solidaridad y responsabilidad social. Por lo menos cubre nuestros costos. Esta tarifa definitivamente es menor a lo que nosotros usualmente manejamos en clínicas.

— ¿Si un paciente no es derivado de un hospital y va a una clínica, estos S/55.000 le van a poder cubrir si tiene que ingresar a la UCI por COVID-19?

Estos S/55.000 son para todos los pacientes solamente del SIS y Essalud. El paciente particular tiene costos superiores. Los pacientes del SIS y Essalud teóricamente no deberían llegar solos a nuestras clínicas, sino referenciados por su aseguradora o su hospital. Esa es la teoría. La práctica nos dice que a veces los pacientes que pertenecen a Essalud van a sus respectivos hospitales y no encuentran camas. Lo que hacen es que terminan llegando a las clínicas. Si es un paciente que no está grave, que está medianamente comprometido, se le dice que vuelva al hospital público, pero si está muy mal definitivamente lo aceptamos aunque no haya sido referenciado, porque su vida está primero. Lo que tenemos que hacer es inmediatamente ingresarlo, tratarlo y por supuesto comunicar al SIS que nos ha llegado un paciente que aunque no fue referenciado por ellos, es un paciente del SIS. Pero no dejaremos nunca que un paciente comprometido por un trámite administrativo o burocrático pierda la vida.