Obispo peruano, José Antonio Eguren, investigado por Caso Sodalicio, interpuso querella contra la periodista Paola Ugaz.

La periodista Paola Ugaz, quien junto a Pedro Salinas, investigaron los abusos cometidos al interior del Sodalicio de Vida Cristiana (SVC), fue demandada por el Arzobispo de Piura a raíz de unas publicaciones que tuvo en Twitter durante la visita del Papa Francisco a Lima.

La querella fue interpuesta ante el Quinto Juzgado Penal Unipersonal y Liquidador de la Corte Superior de Justicia de Piura. El documento fue admitido el 4 de octubre.

“Admitir a trámite la querella interpuesta por José Antonio Eguren Anselmi, por el delito de difamación agravada, previsto en el Artículo 132° Tercer Párrafo del Código Penal contra Paola Ugaz (…) Se corre traslado a la querellada por el plazo de cinco días hábiles a efectos que contesten la presente y de ser el caso ofrezcan la prueba que corresponda”, detalló el documento.

La querella del obispo se debe a la información difundida por la periodista el 20 de enero del 2018 “en siete oportunidades” que, consideró la demanda, acusa sin pruebas al sacerdote.

Según la denuncia, durante la visita del Papa a Lima, la periodista Ugaz publicó en su cuenta de Twitter alertas que no corresponden a la realidad.

“Papa Francisco realiza ceremonia en Trujillo junto a Arzobispo José Eguren de la cúpula del Sodalicio quien está acusado de tráfico de tierras en Piura y encubrimiento a los abusos sexuales y físicos en la organización católica”, reveló, mediante el oficio, el tuit de Ugaz. Pero el obispo rechazó esa imputación.

Como se recuerda, Paola Ugaz junto a Salinas escribieron el libro “Mitad Monjes, Mitad Soldados” donde revelan los ultrajes al interior del SVC. El periodista investigó cómo los presuntos abusos sexuales y psicológicos al interior del Sodalicio fueron de conocimiento de Eguren.

Según el periodista José Enrique Escardó, Eguren fue uno de los discípulos más cercanos de Luis Fernando Figari. Este último es investigado por los abusos en el SVC, pero se encuentra en “retiro espiritual” en Roma.

Ugaz no es la única periodista denunciada por el obispo de delito de difamación. Salinas también estuvo en la lista.