¡Ejemplar! Un grupo de madres quechuahablantes de la comunidad rural de Ocobamba en la región Apurímac se reinventaron y recientemente iniciaron la venta virtual de productos y juguetes tejidos de lana por ellas mismas, bajo la orientación y apoyo del Tambo Anansayocc, del Programa Nacional PAIS del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis).

Denominadas Makipurallaqtas, las mamás tejedoras recibieron en el Tambo talleres para optimizar las técnicas milenarias de tejido a mano a base de croché durante el 2019.
El deseo de superación y emprendimiento permitió que sus tejidos alusivos a la cultura peruana sean comprados por la ONG Aldeas Infantiles y diversas empresas privadas de Apurímac, así como también en algunas regiones del Perú; con ello, mejoraron paulatinamente la calidad de vida de sus familias.
A raíz de la pandemia, tuvieron que detener la producción de sus tejidos en el 2020 y lejos de amilanarse, con apoyo de la gestora del Tambo Anansayocc, se capacitaron para ingresar al mundo virtual y promocionar sus productos en Facebook y WhatsApp.
Ahora, ellas atienden desde sus hogares todas las consultas que llegan al fan page Makipurallaqtas de Anansayocc-Ocobamba. Luego de tomar nota de los pedidos, acuden al Tambo para el proceso de embalaje y envío, a fin de garantizar que el cliente reciba un tejido de lana de calidad.
Mujeres empoderadas
Hoy en día, esta asociación de mujeres se siente empoderada con la venta de sus productos y la contribución que brindan al fortalecimiento del desarrollo igualitario y el rol que cumplen dentro de su comunidad, ubicada a más de 3,200 m s.n.m., en la provincia de Chincheros.
Para complementar la gran labor que desarrollan las madres tejedoras, el Programa Nacional PAIS facilita el acceso a charlas sobre la importancia de la mujer y su labor para construir una sociedad sin distinciones, preservando la identidad cultural e incentivando el emprendimiento de más compatriotas en comunidades rurales de difícil acceso en la sierra y selva del Perú.