El mercado ofrece distintas opciones para rentabilizar sus ingresos.

Desde el 15 de marzo, las empresas privadas que cuenten con más de 20 trabajadores en planilla y que hayan generado rentas de tercera categoría, deberán depositar las tan esperadas utilidades.

Si bien siempre es positivo recibir un dinero extra, algunas veces no lo usamos de manera adecuada y terminamos malgastándolo.

En ese sentido, La Positiva Seguros te brinda algunas recomendaciones para aprovechar al máximo las utilidades.

Cancela tus deudas. En caso de que tengas pagos pendientes, este ingreso extra te podría ayudar a liquidar aquella deuda retrasada o que esté próxima a vencerse. Aprovecha las distintas opciones de pago que te ofrecen las entidades bancarias, algunas cuentan con la opción de prepago, esto te ayudará a disminuir la cantidad de intereses.

Ahorra. El pago de utilidades es una buena oportunidad para ahorrar. Los especialistas siempre recomiendan ahorrar entre el 20% y el 30% del ingreso. Si bien lo podemos hacer con una cuenta bancaria, existen distintas alternativas de ahorro que te permitirán incrementar tu dinero a largo plazo.

Date un gusto. Es comprensible querer aprovechar el dinero extra para comprar. En caso de que no tengas deudas pendientes, puedes utilizarlo para planificar un viaje o comprar algo que te guste. Recuerda que darte el gusto no significa gastarte el monto total. Es importante mantener el balance entre los ingresos y los gastos.

Sé precavido con tu dinero. Dado que miles de personas recibirán este pago extraordinario, es importante tener cuidado. Un pequeño descuido podría ser aprovechado por los delincuentes. Sé precavido. Opta por realizar transferencias bancarias y evita cargar dinero en efectivo.

Piensa a futuro. El mercado ofrece distintas opciones para rentabilizar estos ingresos, ya sea un fondo mutuo o alguna opción de ahorro como las rentas vitalicias; las cuales son ofrecidas por las diferentes aseguradoras entre ellas La Positiva Seguros. Este producto te da la posibilidad de elegir cobrar la renta de forma inmediata o diferida hasta en 5 años permitiendo incrementar sus rentas notablemente a futuro.