El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó las previsiones de crecimiento de América Latina en el 2021 al 4.1%, 5 décimas más que lo pronosticado en octubre, aunque el proceso de distribución regional de vacunas tiene grandes variaciones, con México, Chile y Costa Rica a la cabeza.

Washington, Estados Unidos

AFP

En el 2020, la contracción de la economía latinoamericana fue de -7.4%.

Sobre las economías emergentes, el informe del fondo advirtió de “dificultades particulares” para los países exportadores de petróleo y basados en el turismo “debido a la previsible lentitud en la normalización de los viajes internacionales y las deprimidas perspectivas de los precios del petróleo”.

Para el 2021, el FMI espera que las dos grandes economías, Brasil y México, se expandirán un 3.6% y un 4.3%, respectivamente.

México

La evolución de la economía de México depende en gran medida del comportamiento de Estados Unidos, por lo que la aprobación de otro paquete de estímulo fiscal ayudaría a acelerar la recuperación, apuntó el FMI. Aun así, no se espera que la economía de México recupere sus niveles previos a la crisis de la pandemia al menos hasta el 2022, indicó Gita Gopinath, economista jefe del fondo.

“Hay niveles diferentes de contracción en la región, muchos factores influyen, incluido el apoyo fiscal suministrado. Son tiempos desafiantes para América Latina”, afirmó Gopinath.

Caída del comercio

En concreto, la directora adjunta del Departamento de Investigación del Fondo, Petya Koeva Brooks, precisó que algunos países han avanzado más que otros asegurando la entrega de vacunas y comenzando el proceso de vacunación.

“Aquí hay varios países que sobresalen como Chile, México y Costa Rica. La respuesta en salud es lo primero que hay que hacer”, señaló.

El comercio exterior en Latinoamérica tuvo en el 2020 su peor rendimiento desde la Gran Recesión (2008) al desplomarse un 13%, pero la caída fue 10 puntos menor de lo previsto debido al repunte de China.