El cobre superó la barrera histórica de precios al llegar a los US$ 4.70 la libra el último viernes, propiciado por las expectativas ante el avance de la vacunación a nivel global y la reactivación económica de China, que es el principal consumidor del metal rojo.

Según Ricardo Carrión, gerente de Mercado de Capitales de Kallpa SAB, este año la minería sostendría parte del desempeño económico del país siempre que exista un modelo de libre mercado, y para aprovechar estos precios en alza se deben impulsar los proyectos cupríferos.

En ese sentido, el experto indicó que la producción de cobre llegaría a 2.5 millones de toneladas métricas finas (TMF) este 2021, lo que representará un crecimiento de 17%, con respecto al año pasado, en el que se alcanzó 2.14 millones de TMF.

Incluso, sostuvo que este resultado es principalmente porque el proyecto Mina Justa (Nazca-Ica) entró en operación.

“Además, tenemos el proyecto Pampacancha (Cusco), que ya está arrancando. Otra iniciativa de gran envergadura es Quellaveco (Moquegua) que iniciará operaciones en el 2022 y producirá 380 mil toneladas de cobre. También está Zafranal (Arequipa) para el 2023 y Tía María (Arequipa) que se debe de destrabar”, refirió.

PERSPECTIVAS

Carrión también proyectó que el próximo año se producirán 2.7 millones de toneladas y en el 2023 se pueden alcanzar 3 millones de toneladas. “Este escenario se daría porque hay proyectos pendientes como la Ampliación Toromocho (Junín), mientras que Yanacocha Sulfuros (Cajamarca) saldría en el 2024”, precisó.

El representante de Kallpa SAB indicó que el Perú todavía sigue siendo un país atractivo para la exploración, pero la problemática social impide avanzar con varias iniciativas.

“En el norte hay una serie de proyectos, como Cañariaco, Galeno, Michiquillay, La Granja, pero no pueden salir a la luz y no por cuestiones técnicas”, argumentó.

Para Miguel Cardozo, el vicepresidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), lo que ocurra con el cobre en los mercados internacionales impactará directamente en la economía peruana.

“Si no hubiera subido el precio de los metales no podríamos estar proyectando ese 9% de crecimiento del PBI para fines de año (a diferencia del período 2020)”, comentó.

El especialista mencionó que al aprovechar el súper ciclo del metal rojo se apoyará el cierre de las brechas sociales en las áreas rurales del país.

“Tenemos una cartera de 46 proyectos de construcción en minas con una inversión de US$ 56 mil millones, si lográramos sacar esas iniciativas de manera más acelerada, hasta el 2030, tendríamos más ventajas porque habría más recaudación tributaria para el país”, dijo.

EMPLEO

Por otro lado, Cardozo señaló que el empleo en el sector ya se recuperó al 100% tras la caída por la pandemia

“Ya estamos en alrededor de 210 mil personas trabajando en minería de manera directa y hemos superado el total que teníamos en tiempos prepandemia, que era de 200 mil personas”, señaló.

Indicó que la minería tuvo que contratar más gente para poder hacer las rotaciones adecuadas en sus respectivos campamentos.