La Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP) consideró que cierre de cuatro operaciones mineras en Ayacucho representa un “atentado y una amenaza frontal” contra la inversión privada, el desarrollo del país y la democracia.

A través de un comunicado, advirtió que la medida anunciada por la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, pone en riesgo a miles de trabajadores formales que se quedarán sin empleo.

“El anuncio de la jefa del Gabinete excede largamente sus competencias y vulnera el marco institucional vigente, así como lo establecido en la Constitución Política, atentando contra el Estado de Derecho, generando mayor inestabilidad y, en consecuencia, alejando a la inversión privada del país”, expresó.

Por ello, la AGAP expresó su “preocupación” ante este panorama y por la probabilidad de que este hecho se extienda a otros sectores económicos, “cerrando sus operaciones y vulnerando su libertad de inversión”.

“Frente al actual contexto de crisis económica, es necesario promover la inversión privada y el desarrollo de proyectos responsables, que impulsen la generación de empleos. Solo de esa manera podremos salir adelante y seguir creciendo. No debemos retroceder en estos temas”, sentenció.

Como se recuerda, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) aseguró que las cuatro unidades mineras que fueron mencionadas en los acuerdos con dirigentes y autoridades de Ayacucho ya se encuentran con planes de cierre establecidos y aprobados por el Ministerio de Energía y Minas (MEM).

El pronunciamiento se da luego que gremios empresariales como la Confiep y la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) se manifestaran este sábado para considerar los anuncios hechos por la primera ministra, Mirtha Vásquez, como violaciones al “estado de derecho” y un “atropello contra las empresas y sus operaciones”.

La PCM calificó esto como “interpretaciones inexactas” sobre los acuerdos a los que llegaron el Ejecutivo y las autoridades y dirigentes de las provincias Lucanas, Parinacochas y Páucar del Sara Sara, en Ayacucho, y pidió “calma y serenidad” al gremio empresarial minero para que no abonen en la “inestabilidad política del país”.