Dos denuncias por tocamientos indebidos contra miembros del Congreso de la República han puesto a este poder del Estado en el ojo de la tormenta, desde cuya instancia se emiten normas para, por ejemplo, prevenir este tipo de hechos.

Al caso del fujimorista Moisés Mamani, suspendido 120 días por haber realizado este presunto ilícito contra una aeromoza, se suma esta semana una acusación contra el legislador Luis López Vilela (Fuerza Popular).

En este marco, Víctor Andrés García Belaunde (Acción Popular) propuso realizar una serie de modificaciones al reglamento del Congreso para sancionar el acoso sexual dentro del Parlamento.

“El reglamento interno del Congreso debe revisar y sancionar con más dureza el acoso”, señaló tras remarcar que este tipo de denuncias deben tener un tratamiento más célere en las comisiones.

García Belaunde consideró que es preocupante los casos por tocamientos indebidos conocidos estas semanas y mencionados líneas arriba. Una de las víctimas, como se conoce, es Paloma Noceda, quien además reveló que pasa lo mismo contra el personal femenino del Parlamento.

Cabe precisar que el caso de Mamani aún está pendiente revisar en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales. En el caso de López, el proceso está por iniciarse en la Comisión de Ética donde fue denunciado.