La Cibeles 

Es la marca de una cerveza artesana que tiene su origen en Madrid. Fundada por David Castro Benito, recordaba hace poco en esta web el origen del nacimiento de la firma cervecera. Aprendió su elaboración de forma autodidacta a base de prueba y error. Para ello se instalaba en la cocina de su madre, cogía la olla que utilizaba para hacer el cocido y se ponía a hacer experimentos. Luego, el resultado, lo daba a probar a los amigos para que hiciesen una valoración.

El producto gustaba tanto que los mismos amigos empezaron a hacerle encargos para que les fabricara cerveza para sus eventos. “Llegaban compañeros y decían, mira que voy a celebrar la comunión del niño y quiero servir tu cerveza, véndemela. A ahí iba yo y me ponía con la olla del cocido a hacer la cerveza”.  El negocio, rentable, desde luego, no era porque para obtener los 10 litros de cerveza que salían de la olla empleaba 8 horas. Desde entonces, hasta ahora, han pasado 25 años.

En ese camino, David Castro pasó de la olla de 10 litros, a otra de 100, de aquí a alquilar una pequeña nave al lado de su casa hasta terminar con las instalaciones actuales en Leganés, Madrid, de donde salen al año 6.000 hectolitros de cerveza La Cibeles para envasar en botella y otros 600.000 litros para barril en sus 15 variedades, que van desde los cero hasta los 10 grados de alcohol. La facturación, antes de mazazo del Covid en el canal Horeca, era de un millón de euros.

Grupo Mox

El Grupo Mox es una empresa de logística especializada en soluciones en última milla que cuenta con más de mil repartidores en nómina y que esperaba cerrar el año 2020 con una facturación cercana a los 12 millones de euros algo que, ni en sus mejores sueños, hubiera podido imagina Gregorio López Martos, su CEO y fundador.

Tras un tiempo trabajando en Madrid, decidió regresar a Andalucía, concretamente a Granada, con la intención de fundar un negocio de delivery con los 20.000 euros ahorrados de que disponía como único capital. Con eso se dio de alta en autónomos, se compró una moto en la que acopló un cajón para hacer los repartos y abrió cuatro cuentas en gmail para otros tantos departamentos corporativos ficticios. La intención era aparentar que se trataba de una empresa ya consolidada cuando en realidad él era quien atendía al teléfono, quien contestaba a todos los emails y quien hacía los repartos. A punto de dar el proyecto por fallido, el mismo día que iba a darse de baja en autónomos, recibió la comunicación de la concesión de un préstamo participativo que había solicitado en Enisa. A partir de ahí, el escenario cambió de color.

Decedario

Cuando solo tenía 23 años, Diana Arias sufrió un ictus que la dejó con secuelas y seis meses parada. Durante toda el proceso de rehabilitación entendió “algo muy importante, y es que la vida te pone retos, pero se pueden aprovechar, se puede aprender muchísimo de ellos”. Eso es lo que ella hizo asumiendo otro reto: el de emprendedor, y hacerlo en beneficio de todo el colectivo que, como ella, ha sufrido un Daño Cerebral Adquirido y tiene que superar las secuelas.

Para ello, Diana Arias, diseñadora de formación, empezó a concebir en su casa un juego de mesa de estimulación cognitiva, algo que desembocó en el nacimiento de su  empresa: Decedario , un juego de mesa terapéutico que contiene más de 500 piezas manipulativas y una plataforma online en la que ofrecen más de 40 actividades guiadas en video. El objetivo es ayudar a la rehabilitación en personas con dificultad en lenguaje y la comunicación causadas por Daño Cerebral Adquirido, autismo, Alzheimer, síndrome de Down y dislexia, entre otras.

El proyecto cuenta con el respaldo de Lanzadera y la organización Ashoka, entre otros.

Alfred’s Cutting Services

Este lo ha montado un niño de 6 años al que algunos catalogan ya como “el empresario más joven de Gran Bretaña”. Su nombre es Alfie Bradley quien, desde pequeño, sufre un trastorno del habla aunque siempre ha disfrutado haciendo trabajos de jardinería y mantenimiento. En ello se afanó durante el confinamiento a causa de la pandemia y de tanto ajetreo con la podadora terminó diseñando su propia cortadora de césped.

Ahora el niño ha puesto en marcha su propio negocio de jardinería con el que confía hacerse millonario. Según informaba el portal LadBible, el negocio se llama Alfred’s Cutting Services (Servicios de Podado de Alfie), nació a mediados del año pasado y tiene cada vez más clientes. La madre, que según la citada publicación se refiere al hijo como “un mini Richard Branson”, asegura que, aunque el padre le acompañe en los servicios, el negocio lo lleva el niño quien cobra el servicio a 10 libras la hora.

EBA

EBA (Ecológico Bovino Arándanos) es el nombre de la empresa que materializa el sueño de Isabel González Díaz de Villegas de dedicarse a un mundo “en el que creo”. La decisión la tomó en 2013, cuando ya tenía 51 años, 25 de los cuales los puso al servicio de la consultoría informática y tecnológica en entidades financieras. No es que ese mundo le pareciese un infierno y el de ahora el paraíso “porque para dedicar 3.300 horas de tu vida al año a un trabajo te tienes que sentir medianamente confortable”. Fue solo que decidió dar un giro a su vida y dedicarse al mundo en el que ella cree: en contacto con la naturaleza, mucho sostenible y ecológico y desde una perspectiva global.

Así que regresó a su Castañeda natal y montó en la finca familiar una explotación agrícola orientada a la plantación y producción de arándanos y a la cría sostenible de ganado. Pero tampoco se puede hablar de un giro de 360º. “Se equivoca quien piensa que nada tiene que ver la informática con los arándanos” señala Isabel González. Y es que el protocolo de comunicación Bluetooth, que puede traducirse como ‘diente azul’, toma su nombre del rey danés Harald Gormsson (Siglo X) quien, además de unificar el reino, pasó a la historia con el sobrenombre de ‘diente azul’ por su gran afición al consumo de arándanos.

Las fincas donde cultivan y alimentan a la ganadería pertenecen a la familia desde los años 50 del siglo XX, nunca han sido tratadas con pesticidas ni con fertilizantes no orgánicos. Disponen de Certificado ecológico en Agricultura y Ganadería.

Men using laptop computer at work. Online shopping, internet banking concept

Revelock

En abril de 2021 Buguroo fue renombrada como Revelock donde han desarrollado una solución holística de prevención del fraude en línea. El cambio de nombre corporativo obedece a la presentación de nuevo Advisory Board, que engloba expertos reconocidos en fraude y delitos financieros, y la nueva plataforma de Detección y Respuesta que combina la biometría del comportamiento e inteligencia artificial con un nuevo enfoque de defensa activa para combatir el fraude en el sector financiero. Quieren reflejar así el compromiso de la compañía, no solo en la detección del fraude, sino también con la respuesta de manera preventiva y el bloqueo activo de los ataques.

La idea de fundar Buguroo corresponde a Pablo de la Riva Ferrezuelo, quien suele  reconocer estar interesado por la ciberseguridad desde muy joven, desde que le hackearon el primer ordenador que le regalaron sus padres. A raíz de esto, empezó a trastear en su casa hasta hacerse un experto en lo que se conoce como hacker ético. Más o menos los orígenes de todos los veteranos que, a día de hoy, se dedican a la ciberseguridad.

Sus primeros trabajos relacionados con la informática empezaron desde muy joven, montando redes en centros docentes y en cibercafés. A sus 21 años creó una pequeña empresa dedicada al mantenimiento de servidores. Esta empresa fue creciendo, lo que le permitió ahorrar algo de dinero y acometer nuevos proyectos. Este sería el germen de una de las compañías nacionales más avanzadas en materia de ciberseguridad.

Ayuda T Pymes

Los primeros pasos para desarrollar la idea de negocio de Ayuda T Pymes los dieron sus fundadores, Alfredo Pérez (graduado en Matemáticas) y María Vera (graduada en Derecho), desde sus respectivas casas. Querían montar, desde El Puerto de Santa María (Cádiz), una asesoría nativa digital que permitiese a pequeñas empresas y autónomos del país agilizar todos los trámites, tanto de tipo laboral, como fiscal y contable. Para ello articularon una plataforma en la nube con un servicio de suscripción mensual sin compromiso de permanencia. El primer cliente les entró a los 10 o 12 días de salir al mercado, un empresario de calzado valenciano. Con ellos permaneció hasta que cesó su actividad, pero fue el detonante de la avalancha que llegaría después, hasta alcanzar la suma actual de 15.000 clientes pymes y autónomos de toda España.

Actualmente, Ayuda T pymes dispone de un edificio propio de, aproximadamente, 5.000 m2 en el Puerto y oficinas en Cádiz, Córdoba, Jaén, Mataró y Barcelona. Entre todas ellas se reparten una plantilla que supera a las 350 personas que atienden a las distintas líneas de negocio que han ido incorporando conforme progresaba esa idea original nacida hace 12 años.

3D Robotics

Vale que lo de que nazca una megaempresa en un garaje es un mito, pero así es como dice que empezó Jordi Muñoz antes de cofundar, con 22 años 3D Robotics, pionera en la creación de vehículos aéreos no tripulados. Todo empezó cuando este mexicano se trasladó con su esposa desde Tijuana a Riverside, California. Aquí encontró un foro llamado DIYdrones.com donde aficionados de varios países comparten sus experiencias sobre la fabricación de estos vehículos. Al poco tiempo, utilizando los sensores de su consola Nintendo y una placa de Arduino, logró convertir un helicóptero a control remoto en un drone.

Muñoz publicó un video del aparato que había construido en el garaje de su casa y pronto recibió la llamada del emprendedor estadounidense Chris Anderson, quien además de haber creado DIYdrones.com, era editor en jefe de la conocida publicación tecnológica Wired. Ambos se asociaron para crear la empresa 3D Robotics, queen su mejor momento llego a tener más de 300 empleados, además de un centro de desarrollo tecnológico en San Diego y una fábrica de drones en Tijuana, además de oficinas en Berkeley, California, y en Austin, Texas.

Myturn

La idea de crear Myturn la tuvo Fernando Gómez un martes, después de escuchar en un informativo una noticia referente a los problemas que tenían las piscinas para abrir sus instalaciones el pasado verano debido al control del aforo. Se lo comentó a su amigo Óscar Aguilera por whatsapp y luego se unió Gaspar Fernández y durante tres días se encerraron cada uno en su casa hasta desarrollar una app de reservas de gestión de aforo en espacios comunes, una herramienta que a día de hoy ofrecen tanto a las corporaciones como a Ayuntamientos