Compañeros del partido aprista, familiares y simpatizantes respondieron a las confesiones de Luis Nava Guibert tildándolas de mentiras. Lo cierto es que las revelaciones del exasesor presidencial de Alan García confirman, encajan y comprueban los testimonios de otros involucrados, como Miguel Atala Herrera y el hijo de Luis Nava, José Nava Mendiola.

Además, Luis Nava Guibert no solo declaró al fiscal José Domingo Pérez sobre los sobornos que Odebrecht le pagó a Alan García sino también explicó con muchos detalles cómo el exmandatario aprista gastó el dinero de las coimas, transfiriéndolo en cuentas en el extranjero, en la adquisición de inmuebles o en fiestas de cumpleaños. Precisó Luis Nava, según la transcripción a la que tuvo acceso La República:

“En una ocasión Alan García me solicitó que le indicara a Jorge Barata que de su cuenta (bancaria) le entregara 20 mil dólares para gastos que tenía que hacer el propio García por su cumpleaños. Yo llamo a Jorge Barata para transmitirle el encargo y este último le entregó el dinero mencionado en los primeros días del mes de mayo de 2008. A su vez, yo entrego los 20 mil dólares al expresidente García en su oficina de Palacio (de Gobierno). Este último me entregó de esa cantidad, el monto de 2 mil dólares para comprar licores y otras cosas para el cumpleaños del 23 de mayo”.

El 24 de abril de este año, el propio Barata, interrogado por Pérez, describió que “con el presidente García ha sido una relación mucho más amical”, y que gracias a esta “ayudó a que los proyectos (de Odebrecht) y las obras que teníamos funcionaran en forma fluida”. A cambio, Barata le dejaba loncheras con un promedio de 60 mil dólares cada vez. Odebrecht pagaba coimas a García a cambio de que las obras públicas que le interesaba a la brasileña le fueran adjudicadas “fluidamente”.
Todas las cuentas

Aparte del pago de sobornos mediante la modalidad de loncheras, García también maquinó otra fórmula, mediante el uso de testaferros. Luis Nava Guibert corroboró que a pedido de Alan García solicitó al amigo de ambos, el empresario Miguel Atala Herrera, que prestara su identidad para abrir una cuenta en el extranjero, más precisamente en el Banco Privado de Andorra (BPA). A su vez, Miguel Atala usó a su hijo Samir Atala Nemi para el manejo de la cuenta de García. La simulación fue la supuesta venta que le hizo Atala a Odebrecht de un terreno baldío en El Agustino. Declaró Luis Nava:

“Debo indicar que el expresidente García en una ocasión me pidió abrir una cuenta en el extranjero porque iba a comenzar a vender sus libros afuera, y cuando terminara su gobierno iba a dictar conferencias y que iba a vivir en el extranjero, y él quería tener dinero fuera del país. Entonces yo me niego porque no tenía disponibilidad para abrir una cuenta, y me ordenó pedirle a Miguel Atala Herrera que abra la cuenta, pero no recuerdo haberle dicho que sea una ‘offshore’ y en Andorra. Tampoco le dije qué empresas iban a depositar (a esa cuenta), porque yo no sabía. Finalmente, debo indicar que la cuenta era para Alan García Pérez”.

Atala dijo que el 1 millón 300 mil que Odebrecht depositó en esa cuenta era para Alan García, y que este le pedía cierta cantidad mensualmente. Nava ha corroborado la versión, conforme la versión obtenida por La República:

“Como Jorge Barata dijo que como le estaban reclamando el atraso en el pago (de las coimas), lo cual no es verdad porque yo no sabía de esos pagos que hacía Jorge Barata, después de que ellos contabilizaran el pago dado supuestamente en el Perú hasta el 27 de setiembre de 2007, a partir del primero de noviembre de 2007 iban a hacer el depósito en Andorra, que era 1 millón 312 mil dólares (…) Miguel Atala dijo que Jorge Barata lo visitó en su casa, Jorge Barata indicó que Miguel Atala lo llamó y se reunieron en la casa de Atala. Barata dijo que la plata era de Luis Nava, Miguel Atala dijo que la plata es de Alan García, Miguel Atala dijo que la plata se la dio a Alan García”.

¿Un traguito en Asia?

No es la primera vez que Luis Nava ingresó en una cárcel. Al terminar el primer régimen aprista, en el que ocupó los cargos de secretario presidencial y presidente del directorio de Mutual Perú, también fue acusado de corrupción y enviado a prisión. Lo acusaron de comprarse propiedades con préstamos que él mismo se aprobó. No obstante, sus antecedentes, García y su esposa Pilar Nores le dieron un amplio poder sobre sus bienes, señal inequívoca de la confianza entre ambos. Por eso, Nava sabe demasiado sobre García, lo que explicaría las constante amenazas que recibe para que no siga hablando. Esto es lo que dijo sobre cómo García usó el dinero de las coimas de Odebrecht:

“Las adquisiciones que realizó Alan García con el dinero entregado por Jorge Barata, señalaré que después del gobierno del presidente García, este compró un terreno entre los años 2012 y 2013 en Las Casuarinas, ubicado en la calle El Arenal, al costado del predio 2250, allí continúa la calle Puente al Sol, cerca de un tanque de agua. Alan García me llevó a ver el terreno, también llevó a mi hijo José Nava Mendiola y al ingeniero Luis Lui, quien fue al terreno a medir porque había una piedra que había que dinamitar. En una oportunidad Alan García me entrega la minuta de compra y venta por el terreno y me dice que la minuta se firmó y se dio 250 mil dólares, más un pago oculto o clandestino de 500 mil dólares, aproximadamente”.

Para simular que se trataba de una compra lícita, García ordenó a Nava que gestionara un crédito hipotecario. El propietario del predio era Jaime “Jimmy” Carbajal Pérez, su amigo que publicó sus escritos y discursos en 9 tomos. Pero el proyecto se truncó porque el diario Correo descubrió las propiedades de Alejandro Toledo, incluyendo un inmueble, coincidentemente, también en Las Casuarinas. Así lo relató Luis Nava:

“Yo me encargué por su indicación de hacer la gestión con el Banco Continental para hacer un préstamo para la construcción en el terreno, siendo atendido por un alto funcionario de dicho banco, de nombre Guillermo José Arana Lara. Yo me entrevisto con el funcionario del banco hasta en dos oportunidades para tratar el tema del préstamo para Alan García, y el funcionario me señaló que el banco iba a tasar el terreno. García me indicó que el vendedor era Jaime Carbajal, o una compañía de este, quien era el dueño o accionista de la librería Crisol. Luego García se desistió del préstamo para la construcción por el escándalo de Alejandro Toledo en el caso Ecoteva y la investigación en la megacomisión en el Congreso. Y me pidió retirar la minuta del Banco Continental, pero no logré retirarla del banco. También en su segundo gobierno, García se inscribió para ser socio del Club de La Marina Lima, en la Costa Verde, y este me comentó que había comprado un terreno en las instalaciones del club para estacionar una embarcación. Sé que Alan García continuó pagando durante el gobierno y sé que tiene un espacio en el referido club”.

Debe recordarse que después del segundo gobierno de García, el ex fiscal supremo José Antonio Peláez archivó los hallazgos de propiedades que encontró la megacomisión que presidió el excongresista Sergio Tejada.

García continuó adquiriendo bienes, así lo dijo Luis Nava:

“Debo complementar sobre las entregas de dinero que hizo Jorge Barata al expresidente García y el destino o la ruta de ese dinero. En ese orden, debo señalar que durante el gobierno del expresidente García, este me comentó sobre la propiedad que compró a nombre de su pareja Roxanne Cheesman (Rajkovic). La propiedad se encuentra ubicada en el balneario Los Cocos, en Asia. Alan García me invitaba a tomar trago en el verano en esa casa de playa, pero yo no concurrí”.

De acuerdo con las declaraciones de la última pareja del expresidente García, Roxanne Cheesman dijo que adquirío el inmueble en el balneario de Asia con recursos personales.

Los hijos de García afirman que todo lo dicho por Luis Nava Guibert es falso e iniciarán acciones contra este.
Con lujos y detalles

Luis Nava Guibert reveló ante el fiscal José Domingo Pérez el destino de las millonarias coimas que recibía el expresidente Alan García de Jorge Barata.