Paul Herrera Guerra

Hace 120 años se promulgó el Primer Código de Justicia Militar. ¿Cómo evalúa el funcionamiento del Fuero Militar-Policial, desde la dación de aquel cuerpo legislativo?

–Si bien en 1898 se aprueba el Primer Código de Justicia Militar, la Justicia Militar se aplica desde la época de la Conquista. Este código crea el Consejo Supremo de Guerra y Marina, vale decir, constituye el sistema de Justicia Militar en el país. Se establece –entonces– una normativa propia referida a delitos aplicables a los ejércitos peruanos. En 1950 se aprobó un nuevo código que crea el cuerpo jurídico-militar. En 1980 se promulga otro que organiza la Justicia Militar con el Consejo Supremo de Justicia Militar. Y en el 2008, con la Ley N° 29182, se crea el Fuero Militar-Policial, que deja la administración de justicia exclusivamente a oficiales del cuerpo jurídico militar, constituyéndose un Consejo Ejecutivo. De manera que tenemos una Justicia Militar-Policial que trabaja con absoluta autonomía e independencia. Además, avanzamos en la lucha frontal contra la corrupción y en la descentralización del Fuero Militar-Policial.

–¿Cómo marcha la descentralización?

–Trabajamos en dos niveles. En el ámbito de la actuación jurisdiccional hemos dado a los cinco tribunales superiores militares policiales la autonomía para operar sin presiones. Cada uno cuenta con jueces y fiscales militares policiales, que son abogados. Estamos a buen paso, aunque a veces no podemos contar con el personal en actividad que necesitamos y tenemos que convocar a oficiales en retiro del cuerpo jurídico. El segundo ámbito es el desarrollo académico. No podemos pensar en tener una Justicia Militar eficiente, profesional, autónoma si no damos las herramientas académicas de formación a nuestro personal. Contamos con el Centro de Altos Estudios de Justicia Militar, que tiene el trabajo de formar a nuestro personal de Lima y provincias.

–¿Se apuesta por la modernización tecnológica?

–En la gestión anterior se planteó la necesidad de que todos los tribunales y jueces tuvieran acceso a un sistema tecnológico de primer nivel para desarrollar bien su labor. Esto significa tener computadoras, internet, wifi y un sistema de control. Con el Poder Judicial iniciamos la gestión para que nos hagan partícipes del expediente judicial electrónico (EJE). Deseo que antes de que termine mi gestión se pueda tener el EJE, por lo menos ad portas de empezar a aplicarlo. Tenemos también un sistema de boletines electrónicos y antecedentes judiciales actualizados. Nos estamos esforzando para que a partir del 2019 podamos darle a nuestros locales de provincia la facultad de imprimir los certificados de antecedentes judiciales y entregarlos en el mismo plazo que se emplea en Lima.

–¿Se emiten precedentes jurisdiccionales? ¿Cuáles son los más resaltantes?

–Es fundamental la capacidad que podamos tener de emitir sentencias que permitan a la población conocer nuestras resoluciones para futuros casos. Ya se ha dispuesto publicar a partir del próximo año las ejecutorias supremas de la sala revisora y las ejecutorias de los tribunales superiores en última instancia en nuestra página web, que aún se está afinando, para que la ciudadanía pueda conocer los lineamientos técnicos y jurídicos del Fuero Militar-Policial. También se han desarrollado plenos jurisdiccionales en los cuales se han establecido acuerdos respecto a temas importantes de procedimiento y de interpretación de algunas normas.

–¿Cómo cuáles?

–Por ejemplo, se han analizado las causas y consecuencias del delito de desobediencia y cómo debe entenderse para que nuestros jueces tengan un criterio uniforme y le den predictibilidad a nuestras resoluciones.

–¿Se efectúan coordinaciones a escala regional?

–En América, el Fuero Militar-Policial del Perú es el único fuero militar autónomo. Todas las justicias militares del resto de países americanos dependen del Poder Judicial o del Poder Ejecutivo. El Foro Interamericano de Justicia Militar ha vuelto a dar la confianza al Foro Militar-Policial del Perú para que asuma nuevamente la secretaría técnica de esta entidad internacional. Somos una Justicia Militar que es vista con interés por nuestra organización y por el trabajo que desarrollamos.

Principales objetivos

–¿Cuáles son los principales objetivos de su gestión para el 2019?

–Seguir trabajando en la descentralización del Fuero Militar-Policial y en la lucha contra la corrupción, y completar las construcciones de los ambientes y locales iniciadas en la gestión anterior. Anhelo, además, que en el Fuero Militar-Policial se empiece a crear una cultura organizacional propia de administradores de justicia, de investigadores fiscales y de personal administrativo sin que ellos pierdan la cultura organizacional de sus respectivas instituciones.

La Justicia Militar-Policial es la única entidad en el Perú que incorpora a miembros de las cuatro instituciones de nuestras Fuerzas Armadas y Policía Nacional, y cada uno de los miembros de estas instituciones tiene una cultura organizacional.

–¿Contará con el presupuesto necesario?

–Esperamos tener un presupuesto adecuado a nuestras necesidades. No obstante, el Congreso de la República nos ha dado un presupuesto que nos permitirá trabajar los principales proyectos para el 2019. Además, pretendo continuar con la estela de trabajo profesional serio dejada por mis antecesores.