EFE

Una fuerte explosión se ha escuchado cerca de un piso de San Petersburgo en el que horas antes la policía halló bombas caseras y arrestó a tres personas, según un testigo citado por Reuters. Este martes la policía desactivó una bomba casera en un piso donde vivían los presuntos cómplices del hombre que mató el lunes con una bomba en el metro a 14 personas e hirió a otras 40. “El artefacto ha sido desactivado y los malhechores detenidos”, ha declarado el jefe del distrito Nevski, donde se encuentra el apartamento. Una fuente policial precisó a la agencia Interfax que los detenidos son tres y que la bomba que se encontró en su vivienda es similar a la usada en el atentado del pasado lunes.

El Comité de Instrucción (CI) de Rusia, que investiga el atentado en el metro, ha confirmado el arresto de varias personas que tuvieron contactos con Akbarzhon Dzhalílov, el presunto responsable de la explosión. Dzhalílov era oriundo de la república centroasiática de Kirguistán, aunque desde 2011 vivía en Rusia y tenía la nacionalidad de este país. La policía cree que se radicalizó en el islamismo después de pasar un mes en su lugar de origen.

“Se ha identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tenían contactos con Dzhalílov. En el registro del apartamento han sido hallados objetos relevantes para la investigación”, ha explicado a Efe una portavoz del Comité de Instrucción.

La operación de seguridad desplegada tras el atentado del lunes se ha saldado hasta el momento con la detención de once personas. El miércoles fueron arrestados ocho como sospechosos de reclutar a combatientes y terroristas para el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas. Sin embargo, los investigadores no precisaron si esos detenidos tienen alguna relación con el atentado perpetrado por Dzhalílov.

La seguridad se ha reforzado en el metro de San Petersburgo desde el atentado del lunes. Este jueves ha sido requisada una vieja granada que un pasajero llevaba en una bolsa y fue detectada durante una inspección de rayos X. Sin embargo, era un artefacto de la Segunda Guerra Mundial que no representaba un peligro real.


LEAVE A REPLY