Presidente exhorta a compartir y fomentar valores en los hogares.Jefe del Estado expresa que cultivar estas virtudes constituyen el camino hacia una sociedad mejor.

La importancia de fomentar en los hogares valores como el respeto y la tolerancia destacó el presidente Martín Vizcarra, quien expresó su saludo por el Día de la Familia Peruana, que se conmemora el segundo domingo de setiembre.

“La familia es un espacio de amor donde compartimos y fomentamos valores como el respeto y la tolerancia. Hoy [ayer] es una ocasión propicia para resaltar y cultivar esas virtudes que constituyen el camino hacia una sociedad mejor. ¡Feliz día de la familia!”, afirmó en Twitter.

Protección

El ministro de Educación, Daniel Alfaro, sostuvo que, para los niños del país, “la familia es su referente inmediato de protección, seguridad y aprendizaje, pues está presente en todo momento”.

“Por eso, hoy [ayer], en el Día de la Familia Peruana, expreso mi agradecimiento a todos los padres y madres por formar mejores peruanos siempre”, dijo en las redes sociales.

Para el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), la familia es el motor impulsor de una sociedad inclusiva y desempeña un rol importante en la enseñanza de sus hijos e hijas.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) indicó que la comunicación entre los integrantes del hogar puede determinar el comportamiento que adoptarán en el futuro los hijos, incluso, evitar posibles conductas violentas.

Tal es su importancia que, en los hogares donde existe una interrelación inadecuada, se generan actitudes o respuestas agresivas que afloran en momentos de tensión.

“Algún malentendido o desacuerdo puede desatar respuestas violentas si las personas no cuentan con herramientas de negociación y diálogo”, precisó el Mimp.

En una era donde todos parecieran comunicarse más con sus celulares, aislándose de los demás miembros del hogar, el portafolio alentó a los padres a promover la comunicación con sus hijos.

Pero, ¿qué hacer frente a un conflicto en el hogar? El Mimp sugirió resolver estos problemas de manera pacífica y dialogante, calmarse antes de abordar el tema, desterrar expresiones de violencia, así como cualquier insulto, nunca ridiculizar las opiniones de los demás, entre otros.

De igual manera, cuando se decide entablar una conversación con los hijos aconsejó tomar en cuenta, por ejemplo, que se deben situar físicamente a la misma altura, sentados todos en el piso, o en un lugar cómodo. Formular preguntas adecuadas al nivel de madurez de la niña o el niño, emplear un tono de voz sosegado.

“Debemos tener en cuenta que la comunicación depende de la promoción y los niveles de diálogo que se desarrollen en las familias. Es así como las niñas y los niños establecen su confianza, seguridad, respeto y asertividad”.

Conductas

Los comportamientos agresivos hacia las mujeres no nacen con las personas, sino son conductas aprendidas. Por ello, la educación que las familias brindan a los niños debe estar orientada a que se conozcan a sí mismos y desarrollen una adecuada autoestima, precisó el Mimp.

Las familias, agregó, deben transmitir modelos de comportamiento alejados de estereotipos, evitar la discriminación en función del sexo y el uso de expresiones sexistas como “esto es cosa de mujeres” o ser críticos con palabras, frases o chistes que desprecian a las mujeres.