Entre enero y agosto de 2018, la elaboración de bebidas sin alcohol (aguas minerales naturales y otras aguas embotelladas, limonadas, naranjadas, colas y otros) cayó 13.7% respecto al mismo periodo en el 2017, según reporte sectorial del Instituto de Estudios Económicos y Sociales (IEES) de la Sociedad Nacional de Industrias ( SNI ).

Mientras tanto, el aporte en impuestos de este sector ascendió a S/ 627 millones, casi S/ 80 millones más que los S/ 548 millones que pagó el año pasado, en términos nominales.

El informe explica que el mayor pago de impuestos de esta rama industrial, pese a su menor producción, se debe al alza del impuesto selectivo al consumo ( ISC ), dispuesta en mayo por el Ejecutivo.

Así, de los S/ 627 millones en aporte tributario que hizo el sector de bebidas no alcohólicas, S/ 362 millones correspondió al ISC, un 11% más en términos nominales respecto a enero-agosto del 2017 (S/ 326 millones).

Por otro lado, el IEES informó que las categorías que contrajeron sus niveles de producción entre enero y agosto de 2018 fueron agua de mesa (-14.2%), gaseosas (-13.7%) y rehidratantes (-9.5%); mientras que la de refrescos se incrementó 5.8%.

Señaló que este decrecimiento productivo se debe a las menores ventas en comparación a los primeros meses del 2017, cuando ocurrió El Niño Costero; así como por el incremento del ISC sobre bebidas saborizadas, néctares de frutas, rehidratantes, energizantes, entre otros, perjudicando su producción debido a la menor demanda por el incremento de precio de estos productos.

Esta tendencia demuestra que se está afectando a la industria formal con cargas impositivas altas; lo que a su vez, promueve la producción y el comercio informal, actividades que constituyen un riesgo para la salud de los consumidores y perjudica el desarrollo económico.

Cabe mencionar que la disminución de la producción en los primeros ocho meses del 2018 es una continuación del menor desempeño que tuvo este sector en el 2017, cuando la producción cayó 4% debido a la desaceleración de la economía, la débil demanda interna y el menor dinamismo del sector comercio, sobre todo, en las ventas minoristas.

Antes de esta reducción, entre los años 2007 y 2016, la actividad productiva de la industria de bebidas sin alcohol se expandió a una tasa promedio anual de 7% (ver gráfico).

El reporte del IEES destaca que la producción industrial de bebidas no alcohólicas está marcada fuertemente por un factor estacional. Es decir, la producción de gaseosas, agua saborizadas, rehidratantes, energizantes y agua de mesa se incrementan en los meses más cálidos y se reducen en los más fríos.

Exportaciones
El IEES reportó que entre enero y agosto de 2018, las exportaciones del sector de elaboración de bebidas sin alcohol sumaron US$ 8.7 millones FOB (puesto en puerto), 3.7% más en comparación al mismo periodo del año anterior.

En estos primeros ocho meses, la partida arancelaria de bebidas no alcohólicas más exportada fue la de Agua, incluida agua mineral y gaseada, con US$ 6.7 millones FOB.

En esta partida se encuentran principalmente bebidas carbonatadas (gaseosas) y néctares. Respecto a los destinos de exportación, los principales mercados fueron Chile y Estados Unidos, que representaron el 65.4% de los envíos totales del sector según el valor exportado.

El reporte del IEES añade que este sector industrial ha sido uno de los que más ha crecido, debido a sus importantes inversiones en plantas, nuevos centros de distribución y mejoras tecnológicas.


LEAVE A REPLY