Oscar García

Desde su salida en 1967, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club es el disco más analizado de los Beatles. Le llaman el primer disco concepto, porque es un objeto artístico y no una simple colección de canciones, una idea que, hay que decirlo, fue negada por John Lennon. Igual, la revista Rolling Stone consideró que su audacia sonora y el impacto que tuvo en la juventud de su época eran inobjetables y lo llamó el mejor disco de todos los tiempos. “Es el álbum de rock más importante que se haya hecho, una aventura no superada en concepto, sonido, composición, portada y tecnología de estudio”, escribieron en 2002.

beatlesclose

Pero si la prensa foránea se sacaba el sombrero ante la madurez del disco en cuestión, para sus pares peruanos el rock seguía siendo una monada de chiquillos escandalosos o degenerados. El 3 de junio de 1967, El Comercio publicaba una noticia sobre Brian Jones, guitarrista de los Stones, así: “Otro músico nuevaolero es acusado de drogadicto”. Dos semanas más tarde, en El Dominical, aparecía la primera referencia a Sgt. Pepper’s, otra vez por el lado de las drogas: el motivo era la prohibición de A Day in the Life, tema que cierra el álbum y que según la BBC hacía alusión a meterse un vuelo. El anónimo redactor escribe que el veto la parece “todo un acierto”, a la vez que critica el desparpajo de los británicos de convocar a una rueda de prensa y presentarse “en unas estrafalarias vestimentas”.

“Sgt. Pepper’s fue lanzado en el Perú en setiembre de 1967, tres meses después del Reino Unido, bajo el sello de Iempsa/ Odeón, pero no pegó. No entró en ningún ranking en Lima, que siempre ha sido una sociedad muy conservadora. Capaz el disco les sonaba muy extraño o rebelde”, anota el historiador Juan Rodríguez, investigador de la historia beatle.

La malograda gira de los Beatles por el Perú
Ese mismo año empezaron a correr las primeras voladas de una posible llegada de los británicos a Lima. Recortes de La Prensa de comienzos de 1965 dan cuenta de un inminente arribo de Lennon y compañía a la ciudad de los gallinazos, en una visita de diez días que organizaba América Televisión. “Los famosos astros de la nueva ola concretan sus presentaciones en Perú luego de ambiciosas negociaciones”, señala La Crónica.Aunque es verdad que los canales de televisión habían traído a estrellas como Chubby Checker o Nat King Cole en su mejor forma, un concierto de John, Paul, George y Ringo suena improbable. Más aún por el dinero que iban a invertir los empresarios de la época: apenas 17 mil dólares, una cifra lógicamente devaluada por la inflación, pero aun así demasiado lejana a los US$ 5 millones que habría cobrado McCartney en su primera visita al Perú en el 2011. Lo cierto es que, sin pisar suelo peruano, los Beatles influenciaron a una generación de artistas en todos los campos.