La perspectiva para el sector textil-confecciones continúa siendo sombría, y más aún por el golpe recibido por los envíos de productos al interior del país tras las afectaciones por el fenómeno El Niño Costero.

Pese a ello, ese sector podría crecer un punto porcentual este año, o en el peor de los casos mantenerse flat, tras anotar el 2016 un valor de exportaciones menor de US$ 1,000 millones en términos textiles y confecciones, dijo a Gestión Luis Antonio Aspíllaga, presidente del Gremio Indumentaria de la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

Esa perspectiva se reflejó en que los dos primeros meses del año, período en que los volúmenes exportados del sector textil confecciones al mundo y a Estados Unidos decayeron, según datos de Aduanas.

Entre enero y febrero del 2017, la variación total de exportaciones se contrajo 12.4% anual, hasta 12.2 millones de kilos.

Sin embargo, estos dieron paso a precios más elevados. En ese mismo período, los precios promedio exportado al mundo se incrementaron desde US$ 14 por kilo el 2016 hasta US$ 14.8 por kilo en los dos primeros meses del año.

En tanto, el precio exportado solo a Estados Unidos, principal socio comercial del Perú, creció desde US$ 36.96 por kilo entre enero y febrero del 2016 hasta US$ 38.95 por kilo del 2017.

Esto se debió a que estamos exportando más productos con valor agregado, dijo Luis Aspíllaga, presidente del Gremio Indumentaria de la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

Revertir la racha
“Hemos venido cayendo desde el 2013. Esperamos que este año se revierta eso, y tal vez quedar flat o crecer por lo menos un punto”, señaló a Aspíllaga a Gestión. “La idea es revertir la última caída de los últimos cuatro o cinco años”, agregó.

¿Qué ha ocurrido en ese tiempo? El 2016, el sector cayó alrededor de 16% anual, pero viene cayendo desde antes debido a que el negocio de textiles ha cambiado a nivel mundial, afectado por los negocios fast fashion y de comercio electrónico.

“El Perú abastecía mucho el mercado latinoamericano, porque Venezuela era un importante destino y ya prácticamente ha desaparecido”, comenta Aspíllaga.

“Brasil entró en crisis y ha dejado de comprar. Argentina, recién ahora con el nuevo gobierno ya se ha liberado el tema de sus exportaciones y está volviendo a comprar. Entonces, el mercado latinoamericano es importante pero también el americano”, dijo Aspíllaga.


LEAVE A REPLY