Existe un sentido de urgencia innegable, sostiene ante Comisión de Constitución.

El firme compromiso del Gobierno de acelerar el proceso de reconstrucción para cumplir con cada uno de los damnificados del Fenómeno El Niño Costero expresó el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, al referir que las facultades solicitadas al Congreso de la República son “urgentes” para alcanzar ese objetivo.

Al sustentar el proyecto de ley que delega en el Poder Ejecutivo la facultad de legislar en materia de reconstrucción y cierre de brechas en infraestructura y servicios, recalcó que se busca acelerar el proceso y generar las condiciones para el desarrollo de proyectos de inversión en esos aspectos.

“Las facultades que hoy [ayer] venimos a sustentar no solo son necesarias, sino urgentes, para una reconstrucción veloz, honesta y eficiente. Por ello, agradecemos la buena disposición de la Comisión de Constitución para acelerar la aprobación de esta norma. Trabajando de la mano, Ejecutivo y Congreso, podemos poner el Perú primero”.

Cambios

Manifestó que, tal como señalara el presidente Martín Vizcarra en su mensaje a la Nación, hay una reconstrucción pendiente y es urgente emprenderla, y cumplir con cada uno de los damnificados que esperan que se aceleren las obras.

“La población afectada por El Niño Costero no puede esperar más, nosotros estamos decididos a recuperar, en el menor tiempo, las condiciones de una vida digna para estas personas. Restableceremos las escuelas para que nuestros estudiantes tengan un servicio adecuado, los centros de salud para atender a nuestros enfermos. Las familias no pueden seguir viviendo en carpas. Existe un sentido de urgencia innegable”.

Refirió que “nuestras ciudades sufrieron un colapso de servicios de agua y desagüe, se afectaron miles de kilómetros de carreteras, puentes. Necesitamos restablecer la transitabilidad y comunicación. Para ello se requiere realizar cambios al modelo actual, a fin de poder acelerar la reconstrucción”.

Explicó, por ejemplo, que para reponer un puente colapsado no se requiere volver a evaluar la necesidad del mismo, sino, simplemente, hay que reponerlo.

“Para ello, el nuevo diseño propone ir directo a los estudios de ingeniería e inmediatamente después, a la contratación y ejecución de la obra. Esto implicaría un ahorro considerable de tiempo en la ejecución de la misma”.

Villanueva indicó que cuando el Ejecutivo decidió solicitar al Congreso facultades en materia de reconstrucción lo hizo para efectuar los ajustes respectivos y así buscar celeridad en el proceso, sin que ello signifique “bajar la eficiencia”.

“Queremos desarrollar esto con la mayor transparencia”, añadió, y propuso que los congresistas, al amparo de su rol de fiscalización, acompañen a las autoridades a las zonas por reconstruir.

Consideró pertinente que la legisladora Karla Schaefer, presidenta de la comisión especial de seguimiento al proceso de reconstrucción, participe in situ en las tareas de evaluación de las obras, a fin de evitar cualquier sospecha que afecte o genere retrasos.

Fórmula

“Hay que ver si el distrito está en condición de hacerlo. De ser así, lo hará; si no, lo hará la provincia. Si la provincia no está en condición y puede transferir al gobierno regional, así se hará, o con los propios ministerios buscaremos la fórmula más adecuada de ejecución”.

Villanueva aseveró que el éxito de la reconstrucción será el éxito no solo del Gobierno, sino de todo el país. Acudió al grupo parlamentario acompañado por los ministros de Economía y Finanzas, David Tuesta; de Educación, Daniel Alfaro; de Transportes y Comunicaciones, Edmer Trujillo, y de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Javier Piqué; y por el director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), Édgar Quispe.

Ahorro de hasta 13 meses

Los cambios normativos para agilizar el proceso de reconstrucción que se plantean en la delegación de facultades permitirán ahorrar hasta 13 meses en la ejecución de proyectos, indicó el director ejecutivo de la ARCC, Édgar Quispe.

Ante la Comisión de Constitución, dijo que las modificaciones ayudarán a reducir un conjunto de procesos que no suman valor en el ciclo de ejecución de una obra.

“Habrá un ahorro en tiempo de entre 12 y 13 meses en la ejecución de un proyecto, desde su origen hasta su culminación”.

Explicó que la ley, bajo la cual se ejecutan las obras en el norte, no refleja la excepcionalidad de la reconstrucción y la urgencia para devolver la calidad de vida a la población afectada.

Propuesta

Édgar Quispe planteó crear en el proceso de inversión la categoría de reconstrucción, entendida como las obras para restablecer los servicios públicos en infraestructura afectada por desastres naturales; y la construcción, asociada a proyectos de prevención. Propone procesos especiales y ágiles.


LEAVE A REPLY