Entrevista. El también gerente general de la Bolsa de Valores de Lima resume los objetivos del road show en Nueva York. Opina que es el momento de destacar la diferenciación y el

José Luis Jaramillo

–¿Cómo surgió la idea de venir a Nueva York en un momento de alta tensión en el mundo por la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

–Es la principal plaza financiera del mundo. La labor de inPeru en esa ciudad es informar de los avances que tiene nuestro país, y esta es una buena oportunidad.

Hay mucho interés por escuchar los temas de la región, en particular, los del Perú. La coyuntura local refleja buenos momentos para nosotros, es una buena oportunidad para presentarnos en esta plaza.

El Perú es un país devoto y puede decirse que es prácticamente un milagro crecer a un ritmo de 4% cuando otra naciones vecinas se derrumban.

No quisiera calificar nuestro crecimiento. Simplemente hicimos bien las cosas en las dos últimas décadas . Es importante destacarlo porque marcó una trayectoria de voluntad, decisión de hacer cambios y de continuarlos. Tenemos que seguir por ese camino, y felizmente los informes que observamos, correspondientes al primer semestre, son positivos.

En ese sentido, el déficit fiscal se redujo ligeramente con las medidas que se adoptaron y se retomó la senda de un mayor crecimiento luego de la desaceleración mostrada, tomando como base la inversión pública y privada, así como una serie de elementos que nos brindan una diferenciación respecto al resto de países emergentes.

–Este año se activaron diversos proyectos, sobre todo mineros, ¿el road show podría consolidar este proceso?

–La idea es mantener la viada. Hay una serie de proyectos en cartera y debemos consolidar este momento de crecimiento económico (mayor a 4%).

Hay que evitar hablar de ciclos que responden a grandes proyectos, de manera que el país siga creciendo por encima de 4% con miras al 2021.

Además de los proyectos, debemos destacar que las exportaciones no tradicionales también tuvieron un impacto positivo, así como la inversión que se observa en distintos sectores, como el agroindustrial, con impactos favorables y alentadores para todos en la economía. Así, las exportaciones suben a un ritmo de 2 dígitos. El Perú tiene grandes proyectos que moverán la aguja de una serie de sectores y particularmente creo que hay oportunidades interesantes.

–¿Cuáles son esos proyectos significativos?

–Hablamos de Quellaveco, Mina Justa y Michiquillay, que tendrán un efecto multiplicador muy significativo en la economía, adicionalmente a la generación de empleo directo. El impacto de los proyectos mineros se verá en el mediano y largo plazo.

–Usted sabe que los mercados se adelantan, y si bien la economía crece a un ritmo mayor al 4% en lo que va del año, la BVL retrocede más de 5%. ¿Este escenario puede ser la antesala de una desaceleración o recesión en los próximos meses?

–Desprenderse de la corriente que arrastra a los mercados emergentes es difícil. Hay una percepción de riesgo sobre los mercados emergentes en general, específicamente en Argentina y Brasil, que sufren fuertes impactos y representan un 50% del producto bruto interno (PBI ) de la región, pero esta es la oportunidad para tratar de marcar diferencias.

–¿Es posible que se observe un efecto sobre el Perú?

–No se prevé un efecto directo, pues nosotros tenemos una menor exposición con estos mercados, pues si bien son nuestros socios comerciales, no tienen una alta relevancia ni inversiones cruzadas significativas, tampoco con los países afectados en la región.

El escaso impacto que tuvimos sobre el tipo de cambio no se compara con la devaluación observada en otros economías vecinas.

A una década de la caídade Lehman Brothers

Todo el mundo recuerda como si fuera ayer la caída de Lehman Brothers el 15 de setiembre del 2008 y su impacto en los mercados en los días posteriores al mostrar récords en caídas y pérdidas de 30%, 40%, 50% y hasta más en un lapso muy breve.

Pero, ¿hemos aprendido algo de esta crisis financiera global que estalló hace una década?

–Francis Stenning considera que por el lado de inPeru han aprendido a no sentarse a esperar a que los inversionistas nos visiten.

“Somos más proactivos y queremos mostrarnos al mundo en las buenas y en las malas. En los tiempos malos mostramos qué cambios efectuamos en el país y en los buenos momentos aprovechamos para presentar las oportunidades existentes y preservar la marca país”.

Stenning afirma que el tema va por no dormirnos en nuestros laureles, pues nos puede sorprender alguna crisis internacional.

“Tenemos que estar alertas y, en general, hemos tenido disciplina y no hemos caído en el populismo, todo eso marca un cambio de actitud que es importante resaltar en el exterior”.


LEAVE A REPLY