El presidente Pedro Pablo Kuczynski empezó su segundo año de gobierno extendiendo la mano al fujimorismo. El último viernes, presentó ante el Congreso de la República cinco proyectos de ley que han sido el resultado de su diálogo con la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori.

Estas iniciativas que giran en torno a los sectores de Justicia, Transporte, Trabajo y Vivienda y Saneamiento fueron consensuadas en ese cónclave, según informó el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala.

El gesto del mandatario ha sido interpretado por congresistas oficialistas y de oposición de varias formas, pero la mayoría coincide en que se da la oportunidad de abrir puentes de diálogo y respeto entre los poderes del Estado.

“Tenemos a un presidente que está dispuesto a dialogar y a recoger ideas que contribuyan al crecimiento del país, es un gobierno con puertas abiertas a todas las fuerzas políticas”, comentó Juan Sheput, vocero alterno de Peruanos por el Kambio.

Luego del mensaje a la Nación, la ex presidenta del Congreso Luz Salgado destacó las iniciativas legislativas y reafirmó que habían sido producto del diálogo entre ambos líderes políticos.

Lo curioso es que otra lectura de este hecho pone en evidencia que en esta tratativa Kuczynski-Keiko no se abordaron problemas álgidos que afronta nuestro país.

El vocero de Acción Popular, Yonhy Lescano, lamentó que Kuczynski no haya llevado al Legislativo reformas “claras” sobre salud y educación.

“Si ese es el resultado del diálogo, quiere decir que se olvidaron de los más necesitados. ¿Dónde dejaron los reclamos de los médicos y maestros? ¿Dónde quedó la lucha frontal contra la corrupción y el narcotráfico?”, se preguntó el parlamentario puneño.

Los discursos

Parte del mensaje de Kuczynski por Fiestas Patrias se condice con lo ya expresado por el nuevo presidente del Congreso, Luis Galarreta.

El último miércoles, luego de asumir la conducción del Parlamento, Galarreta aseguró que tendrá un trato “cordial y democrático” con el gobierno.

Para algunos analistas políticos, un posible entendimiento entre el Ejecutivo y la oposición puede ser posible.

“No se trata de presumir un cogobierno porque esa posibilidad está cerrada por ambos lados, pero sí del inicio de una etapa de mayor cooperación entre poderes del Estado”, consideró Juan De la Puente.

Por su lado, el politólogo Santiago Mariani opinó que este escenario podría tratarse de una “fachada democrática y de buenas prácticas” que el fujimorismo busca proyectar a la ciudadanía, pero que en el fondo continuará anteponiendo sus intereses particulares.

Lo que señala Mariani se sustenta con lo expresado por el vocero de Fuerza Popular, Daniel Salaverry.

A solo minutos de culminado el mensaje a la Nación, Salaverry salió con la espada en alto y criticó duramente al presidente Kuczynski y a su gabinete ministerial.

“No hemos escuchado logros, solamente generalidades”, cuestionó el legislador sin hacer referencia a los proyectos de ley que presentó el jefe del Estado y se supone fueron acordados con su lideresa fujimorista.

Desde el Ejecutivo esperan que la fricción con el Congreso culmine, aunque la designación de Galarreta en reemplazo de Luz Salgado no les augura buenas relaciones.

Es por ello que en estos próximos doce meses, el gobierno tampoco descarta ser objeto de interpelaciones de este poder del Estado.

Datos

  • Riesgos. Las comisiones que evaluarán los proyectos presentados por Kuczynski, en su mayoría, están presididas por miembros de Fuerza Popular. No se descarta que iniciativas sufran cambios antes de ser aprobadas.
  • Tiempo. Al tratarse de proyectos consensuados entre el gobierno y la fuerza mayoritaria en el Congreso, se presume que los proyectos sean aprobados en un corto plazo, incluso los que requieren debate, como el del CNM.
  • Otros. La reforma de la Contraloría General de la República es una propuesta respaldada por el Ejecutivo y el Congreso, por lo que será revisada en las próximas semanas. Galarreta anunció que será un tema prioritario en la agenda parlamentaria.

Otra lectura de este encuentro pone en evidencia que en esta tratativa Kuczynski-Keiko no se abordaron problemas álgidos que afronta nuestro país.


LEAVE A REPLY