La petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, está pidiendo a los inversionistas de bonos una exención temporal de los requisitos de reporte financiero debido a que no puede completar los documentos a tiempo.

PDVSA solicitó al agente fiduciario Mitsubishi UFJ Financial Group una prórroga hasta el 11 de agosto, para cuando espera poner a disposición los documentos, según una carta fechada el 31 de julio que el banco envió a tenedores de bonos que vencen en 2020.

PDVSA estaba obligada bajo contrato a proporcionar a finales de junio informes financieros auditados del año pasado. No producirlos podría permitir a los tenedores de bonos declarar a la compañía en cesación de pagos.

“Dada la complejidad de las operaciones consolidadas de PDVSA, la finalización del cierre de los estados financieros de la empresa ha tomado mucho más que en años anteriores”, escribió la petrolera al agente fiduciario en una carta fechada el 21 de julio que el banco distribuyó en su misiva.

Un representante de PDVSA declinó hacer comentarios.

Venezuela y su petrolera estatal están bajo intenso escrutinio de los inversionistas, ya que las sanciones de Estados Unidos contra funcionarios clave del gobierno y la acumulación de poder por el presidente Nicolás Maduro amenazan con interrumpir los flujos financieros.

Los precios de los bonos del gobierno y de PDVSA han caído en las últimas semanas, en medio de preocupaciones de que las acciones de Maduro provocarán medidas más severas contra el país productor de crudo, lo cual podría obstaculizar su capacidad de pagar deuda.

Con el fin de proporcionar la exención, el fideicomisario necesitaría permiso de los tenedores de al menos el 50% de la cantidad principal de bonos pendientes. Si no consigue llegar a este umbral, los tenedores de 25% de la deuda pendiente pueden emitir un aviso de default, lo que desencadenaría un evento de default 60 días después si la situación no se ha remediado.

No está claro si se ha hecho una solicitud similar a los titulares de otros bonos de PDVSA. La deuda que se vence en 2020 está respaldada por un derecho de retención prioritario sobre una participación de 50.1% en Citgo Holding, la filial de refinación de PDVSA en Estados Unidos.

El costo inicial para proteger la deuda de PDVSA por un año con permutas de incumplimiento crediticio fue de 52% el jueves, lo que implica una probabilidad de 73% de cesación de pagos, de acuerdo con datos intradía de CMA.


LEAVE A REPLY