Miguel Pallares

México.- La empresa BrandMe ha desarrollado un modelo de negocio a comisión que permite a las compañías acceder a una red de más de 85 mil personas, entre celebridades y los llamados influencers ―quienes cuentan con miles de seguidores en las redes sociales― y apoyan a los corporativos o marcas para llevar a cabo sus campañas publicitarias.

“Hay seis diferentes categorías. Primero, las top celebrities, personas conocidas a nivel mundial como Cristiano Ronaldo; celebridades como Eugenio Derbez; top influencer como Luisito Comunica o Yuya; los influencer con una audiencia de 500 mil seguidores, microinfluencer con 30 mil seguidores y las masas desde 300 seguidores”, detalló Gerardo Sordo, fundador y director general de BrandMe.

En entrevista con EL UNIVERSAL, detalló que el costo de un influencer tiene variaciones que dependen de las características del personaje, así como del contenido y los detalles propios de la campaña publicitaria.

BrandMe fue fundada en 2013, luego de que Sordo fuera contratado por una empresa para generar contenido. Ahora, su modelo de negocio está basado en cobrar una comisión por cada uno de los acuerdos entre empresa e influencer, los cuales son abiertos para ambas partes. Además, la compañía tiene estadísticas y formas para medir el impacto de los influenciadores.

“Las masas se pueden alquilar desde 15 dólares, son personas reales, que hablan de manera natural y eso les permite llegar a un público específico. Lo interesante es que este tipo de usuarios también ayudan para un tipo de campaña específica. Los microinfluencers puede llegar a tener un costo de 250 a 500 dólares”.

“El influencer gana desde 25 mil hasta 80 mil pesos; un top influencer, que son aquellos con más de un millón de seguidores, puede cobrar desde 250 mil pesos en adelante; las celebridades pueden hacer una campaña con un presupuesto desde 500 mil pesos, y una top celebrity desde un millón de dólares”, puntualizó.

Dentro de BrandMe, 2% de las 85 mil 583 personas registradas en la plataforma son top celebrities, seguidas por 8% de celebridades; 15% de top influencers; 20% de influencers; 30% de microinfluencers y 25% de masas.

Vivimos en una de las mejores épocas para crear oportunidades para la gente con talento. Aquellos que antes no tenían la oportunidad o la exposición, ahora tienen las redes sociales para darse a conocer, y si existe talento con cierta audiencia se democratizan los medios y se paga algo justo”, comentó el empresario.

En BrandMe, la forma de trabajar de algunas empresas es a través de lanzar una convocatoria para que los creadores de contenido hagan su propuesta, se establece el precio y se inicia con la comunicación.

La plataforma proporciona métricas previas a las empresas para tomar su decisión, y antes de publicar cualquier contenido se pasa por la revisión del corporativo.

“Protegemos a la marca y también contamos con herramientas para proteger a los influenciadores, para que una vez que se pague se respete el acuerdo original”, apuntó.

LEAVE A REPLY