Abogados penalistas consultados por LA NACION coincidieron en que la prisión preventiva debe ser una excepción y que para privar a alguien de su libertad deben darse las garantías de que no va a perjudicar la investigación, ni va a evadir a la Justicia.

Norberto Spolansky, profesor titular de la cátedra de Derecho Penal de la UBA considero que “si una persona comete un hecho considerado delito y se le impone una caución real o juratoria y no hay motivos para pensar que se vaya a fugar, no tiene que estar detenido. Esto no significa que el que esta imputado de un delito deba, mecánicamente, estar en libertad, sino que hacen falta garantías de que va a permanecer en el ámbito de jurisdicción del tribunal, sin profugarse. Pero no siempre esto ocurre”.

El ex ministro de Justicia de la Nación Ricardo Gil Lavedra entendió que “en principio todo el mundo tiene derecho a permanecer en libertad durante el proceso por su estado de inocencia. Como no existen derechos absolutos y es necesario asegurar la posibilidad de imponer una pena, es razonable que el Estado imponga como excepción la prisión preventiva en aquellos casos en los que se presume que el individuo no cumplirá la pena impuesta, en particular en los delitos graves”.

“La prisión preventiva tendría que ser limitada a aquellos supuestos en los que se pueda presumir que el individuo se va a fugar. Los prevén los pactos internacionales”, dijo.

Por eso explico que “la prisión preventiva no debe ser usada como una pena anticipada y para que no sea asi, los procesos tienen que tener un plazo muy razonable. Es importante que la ley penal se aplique y por eso los juicios deben ser rápidos, pero la ley penal debe aplicarse porque significa dignificar a la victima y evitar consagrar la impunidad”.

“La prisión preventiva no puede desaparecer porque es muy importante que la ley penal pueda aplicarse y la prision preventiva lo que procura es lograrlo”, insistió.

El penalista Roberto Durrieu, presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, considero que “la prisión preventiva es un instrumento necesario que hay que limitar a lo indispensable. Debe existir para que el imputado no perturbe la investigación del delito y cuando haya razones para pensar que se va a profugar”.

“Cuando el que cometió un delito revela, prima facie, una personalidad que puede perjudicar la seguridad individual de la comunidad, tiene que estar en prisión preventiva, pero la razón principal de la superpoblación carcelaria es la absoluta lentitud de los tribunales. Llama la atención que la Corte Suprema de Justicia en su fallo sobre los presos bonaerenses no haya destacado esta situación”, opino.

El penalista Fernando Castejon aseguro que “la gravedad del delito no justifica, por si sola, una prisión preventiva, sino que deben evaluarse otros elementos” y entendió que las condiciones que se deben cumplir para imponer la prisión preventiva hay que complementarlas con la lentitud judicial y el estado de las cárceles.

“En los últimos fallos sobre la excarcelación nadie habla de que no se cumple con la Constitución Nacional en lo que se refiere a las cárceles. Así arrancamos mal: con un sistema judicial lento y un sistema carcelario de terror.”

Puntos de vista

Ricardo Gil Lavedra

La prision preventiva no debe ser utilizada como una pena anticipada y para que no sea asi, los procesos tienen que tener un plazo razonable. Es importante que la ley penal se aplique.”

Roberto Durrieu

“La prisión preventiva es una institución necesaria que hay que limitar a lo indispensable, como existe en todas las legislaciones del mundo civilizado. Debe existir para que el imputado no perturbe la investigación.”


LEAVE A REPLY