María Jesús Pérez Bidegein

Afectado por sus problemas emocionales, su fracaso como pintor durante su vida y por la bipolaridad que lo perseguía, Van Gogh vivió en continuo peregrinaje. Recorremos algunos lugares importantes en su vida, que hoy conmemoran al holandés de cabello rojo y alma tormentosa.

5 París: bohemia e influencia japonesaEn noviembre de 1885, Van Gogh llegó a la ciudad belga de Amberes, donde tuvo un pequeño taller para sus creaciones y comenzó a fascinarse con la pintura japonesa de paisajes. Un año después, buscando dejar atrás los malos momentos, Vincent y Theo se marchan a París e instalan sus pertenencias en el barrio de Montmartre. Van Gogh comienza a pintar cuadros con colores más luminosos y conoce a grandes artistas franceses de la época como Émile Bernard, Gauguin, Seurat, Signac y Tolouse-Lautrec. Otra importante influencia en esa época de Van Gogh lo constituye el arte japonés, que lo inspiran por sus colores fuertes y los contornos simples de las imágenes. De esta forma, Vincent va encontrando un estilo opuesto a sus sombríos años en Holanda y Bélgica. En la capital francesa, en el Museo d’Orsay se puede apreciar la mayor colección de Van Gogh fuera de Holanda. A su vez, en la Fundación Custodia estará la muestra “From Goltzius to Van Gogh”, basada en la colección privada de Piet de Boer, que cuenta con una sala especial sobre el trabajo de Van Gogh en París.

4 Nuenen y “Los comedores de patatas”Entre diciembre de 1883 y noviembre de 1885, Van Gogh volvió a vivir con su familia, esta vez en la ciudad holandesa de Nuenen. Con un taller acondicionado en una habitación familiar y con el apoyo de su amigo Anthon Van Rappard -al cual conoció durante su estadía en Bruselas-, comenzó a pintar a tejedores rurales en obras como “El tejedor en el telar” (1884). Pero no fue hasta un año después en que creó una de las pinturas cruciales de su carrera: “Los comedores de patatas” (1885). El 30 de abril de ese año, le envió una carta a Theo hablando del tema: “Hay que pintar a los campesinos como si fuera uno de ellos, sintiendo, pensando como lo hacen ellos mismos”. En esta zona de Brabante, el museo Het Noordbrabants exhibirá hasta abril obras de casi 60 diseñadores que se inspiraron en tres temáticas clave de Van Gogh: simplicidad, naturaleza y vida campesina. Además, el 21 de febrero llegará una exposición de David Hockney, en que el famoso pintor británico mostrará su relación con la obra de Vincent.

2 Borinage: la dura vida entre los minerosAl igual que su padre, Vincent quiso ser predicador protestante, y alrededor de 1878 se radicó en la zona de Borinage -al oeste de Mons-, donde se interiorizó en la difícil vida de los mineros de carbón de esa región belga. Sus cartas a Theo describen en detalle esa realidad: “El minero es un tipo peculiar de la Borinage; la luz del día casi no existe para él y apenas disfruta los rayos del sol, excepto los domingos. Trabaja con gran dificultad por la luz de una lámpara cuya iluminación es pálida y débil, en una galería estrecha, con el cuerpo doblado en dos y a veces forzado a gatear”. Luego, en octubre de 1880, Van Gogh se radicó en Bruselas, la capital belga. Allí comenzó a especializarse en el arte, estudiando dibujo y perspectiva. Pero su paso previo por Borinage lo marca como artista y ahora es recordado en Mons -capital europea de la cultura 2015- que ahonda en esta faceta del pintor al presentar “Van Gogh en Borinage: el nacimiento de un artista”, con 70 pinturas y dibujos de varias colecciones internacionales. “La vida cotidiana de los trabajadores y campesinos ejerció una fascinación continua en él”, explica Heidi Vandamme, encargada de prensa internacional de Mons 2015.

3 La Haya y Ámsterdam: sus años holandesesEn las primeras décadas de vida, Van Gogh intentó convertirse en pastor protestante, comerciante de arte (trabajó en GoupilyCo., vendedores de arte) y en profesor de idiomas durante unas cortas estancias en Inglaterra. Todas estas actividades quedaron en el olvido en 1881, cuando decide dedicarse a la pintura por completo. Primero estuvo en Etten, con su familia, pero en menos de un año partió rumbo a La Haya, a raíz de un amor no correspondido y la mala relación con su padre. En La Haya comenzó a realizar sus primeras acuarelas y naturalezas muertas -“Los pobres y el dinero” (1882) y “Naturaleza muerta con col y zuecos” (1881)-, alentado por su primo, el pintor realista Anton Mauve. 70 kilómetros al noreste de La Haya, está Ámsterdam, el lugar del mundo en que se concentra la mayor cantidad de obras de Van Gogh, en el museo que lleva su nombre. En la capital holandesa se organizarán diversas actividades conmemorativas, entre ellas la muestra “Munch/Van Gogh”, que mostrará la afinidad artística entre ambos pintores, a través de más de un centenar de obras.

1 Zundert: los primeros añosVincent van Gogh no fue el primogénito de su familia ni tampoco el primer Vincent. Un año antes de su nacimiento, sus padres -Theodorus y Anna Cornelia- habían perdido a su pequeño hijo, quien murió al nacer. Al año siguiente, el 30 de marzo de 1853, tuvieron otro varón que heredó el nombre y se transformaría en el pintor posimpresionista reconocido mundialmente. Van Gogh nació en el seno de una modesta familia (su padre era pastor protestante), en la pequeña ciudad de Zundert, en Holanda. Tuvo varios hermanos, entre ellos Theo, cuatro años menor que él, quien sería su más fiel compañero y confidente y con quien compartía la pasión por el arte. En 1903 la casa en que el pintor vivió su infancia fue demolida. Luego se reconstruyó y se le anexaron otras construcciones, con lo que pasó a convertirse en el Museo Van Gogh Huis, que se puede visitar para conocer la vida del pintor en su entorno doméstico. Allí se realizará la exposición “Rain in slanting streaks. Zandvliet/Van Gogh”, en la que el pintor holandés Robert Zandvliet interpreta las últimas pinturas de Van Gogh. Para mostrar la provincia de Brabante del Norte -que albergó los primeros años del artista- se ha organizado una ruta de 335 kilómetros en bicicleta, donde se puede conocer más sobre los lugares de su infancia.

7 Auvers-sur-Oise: su dramático finalEl estado de salud mental de Van Gogh se tornaba cada vez peor. A mediados de 1889 fue trasladado a un manicomio en Saint-Rémy de Provence para tratarse. Le escribe a Theo: “Al ver la realidad en la vida de las personas dementes de esta casa de fieras, estoy perdiendo el temor, el miedo. Poco a poco podría llegar a considerar la locura como cualquier otra enfermedad”. El pintor sufría cada vez más colapsos y alucinaciones, lo que lo llevará a abandonar repentinamente el sanatorio. “Después de la última discusión con el Sr. Peyron -director del asilo- obtuve el permiso para empacar mi maleta”, le escribe a Theo. Van Gogh partió a Auvers-sur-Oise, cerca de París, donde vivió en la pensión Ravoux. Durante su estadía en esta ciudad vivió una locura creativa: pintó más de 70 cuadros en dos meses. Hasta que el 27 de julio de 1890 su depresión se agudizó. Van Gogh caminaba por el campo cuando se disparó en el pecho. Dos días después murió, a los 37 años, en los brazos de Theo, quien fallecería seis meses después por su mal estado de salud y un colapso mental. Sus tumbas contiguas se pueden visitar en el cementerio de Auvers.