La exministra de Salud, Patricia García, sostiene que la población necesita elementos claros para tomar mejores decisiones en su alimentación. Consideró que lo recomendable es usar información que se entienda a nivel general. Indicó que existen temores, por parte de la industria, como que la gente no comprará los productos.

¿Qué opina de la modificación a la ley de alimentación saludable que pretende hacer el Congreso?

Como ciudadana y académica, creo que es un grave error que se da por desconocimiento o por mala intención. El cambio de la ley significa que retrocedamos al 2013.Es una propuesta que no tiene asidero científico, que va a retrasarnos en una acción que es muy importante para la salud. Tenemos urgencia en salud pública con las enfermedades crónicas. La gente necesita elementos claros para tomar las mejores decisiones en su alimentación. Un sellito negro es malo, eso sí lo entiende la gente. El semáforo, el color, el porcentaje, eso no lo entiende ni Mandrake.

La ley estuvo sin reglamento por cuatro años y usted decidió sacarlo adelante ¿Recibió el respaldo del Ejecutivo?

Existe el respaldo para apoyar el tema de la salud pública, pero aquí se reciben sugerencias no solo del sector económico y de las empresas locales, sino también internacionales. Si tú solamente confrontas, nunca llegas a hacer cambios. Esto no debe pararse porque una vez que esté caminando, el público y las empresas van a alinearse. Hay demasiados temores y demasiados lobbies porque se cree que la gente no va a querer comprar los productos.

Le pregunto por el respaldo del Ejecutivo porque si uno revisa el dictamen, la opinión del ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferrey-ros y el ministro Bruno Giuffra, cuando ocupaba la cartera de Producción, es favorable a un cambio…

Cuando fui ministra, el tema tuvo apoyo completamente. En este momento, no puedo comentar sobre ello. El Ministerio de Salud sacó un comunicado que apoya los octágonos. Mientras yo estuve, se apoyó todas las acciones de la salud pública.

Salvador Heresi es uno de los que busca el cambio con un proyecto de ley. ¿No hay una posición unánime ?

Yo creo que quien está defendiendo los octágonos es el Ministerio de Salud, que es el ente técnico. Esto muestra que hay desconocimiento de muchas de las cosas.

¿Inclusive dentro del oficialismo?

Bueno, yo diría que hay desconocimiento pero que también hay lobbies por parte de la industria.

¿Al Ejecutivo?

No, yo diría que en general, por parte de lo que llamaría la industria no responsable. Yo puedo hablar del momento en que yo estuve dentro del Ministerio, tuvimos el apoyo completo. Ahora, el desconocimiento puede tener que ver con que están pretendiendo mejorar las cosas, pero no están viendo el contexto porque se retrasa la implementación.

El ministro de salud, Fernando D’Alessio, no se ha pronunciado. Solo se emitió un comunicado y la presentación del viceministro Arroyo en el Congreso…

El comunicado es claro. Hay diferentes formas en las que el Ministerio de Salud se puede comunicar. Espero que sus formas sean las mejores porque hay que defender la salud pública.

¿Hubo un cambio de reglamento antes de aprobarse en Consejo de Ministros? El reglamento publicado no fue el mismo que preparó el Minsa…

Esa es una mala interpretación de lo que ha estado diciendo la industria. Normalmente se prepublica con una serie de acciones y luego se reciben comentarios, sugerencias.

Y presiones también…

Esto no fue cuestión de presiones. Yo soy una salubrista. Lo que hemos tratado de hacer, de la forma más transparente, es ver cuál puede ser el mejor mecanismo de implementación para que funcione. Pero de que hay lobbies, sí los hay porque he escuchado cosas impresionantes mientras yo estaba en el ministerio, pero me he mantenido firme y he seguido adelante.

En el reglamento publicado se elevaron los valores nutricionales que inicialmente propuso el Minsa…

No se elevaron los valores nutricionales, lo que se hizo fue estudiar la experiencia chilena. En lugar de utilizar el rango en el aire que habían planteado un grupo de expertos de la OMS, nosotros decidimos trabajar con los rangos de chilenos que habían hecho estudios de los valores nutricionales de los productos naturales. Detrás de todo este rechazo a nuestro trabajo, y lo siento pero lo voy a decir, había una intención de tirar abajo todo.

¿Por parte de quién?

Por parte del sector de las empresas no responsables.

¿Ese sector es grande o pequeño?

Yo no lo puedo magnificar pero sé que tiene muchos lobbies. Ahora que se ve que el proceso no paró y las cosas continuaron, siento que hay una clara intención de parar el proceso, de pararlo como sea.

Como académica, ¿Considera que el Códex Alimentarius es fuente confiable?

También he escuchado que se habla acerca del Códex. Eso tiene que ver con otras cosas, no es un argumento válido. El Códex no habla de valores saludables. Tiene una función para la producción. Son temas distintos con el consumo, están mezclando cosas que no tienen que ver.

¿Algunos congresistas que defienden el cambio de ley sostienen que la implementación será más rápida?

Eso demuestra su desconocimiento porque existen tiempos establecidos en los Tratados internacionales que obligan a tener 9 meses, a los cuales hay que aumentarle el tiempo del reglamento. Eso es una gran mentira.

También se ha propuesto un censo nutricional porque nuestros valores de consumo no son igual al modelo chileno ¿Es necesario?

Eso es totalmente absurdo, no tienes que ponerlo en una ley. Me sorprende porque muchas de las cosas que estoy escuchando por parte de la Comisión (de Protección al Consumidor) son exactamente los mismos argumentos de la industria que hemos rebatido todo este tiempo.

En el caso de que el dictamen se apruebe en el Pleno ¿Espera que el Ejecutivo la observe?

El Ejecutivo debería observarla. Estoy convencida de eso. Los congresistas deben legislar para los peruanos.


LEAVE A REPLY