Javier Rubio y Mónica García han ganado el decimonoveno Premio Regional de Arquitectura 2018 por los valores de sostenibilidad de su obra “La misteriosa historia del jardín que produce agua”, en Cehegín, informa el Gobierno autonómico, que lo otorga junto al colegio de ese colectivo y la fundación Cajamurcia.

El premio a la labor profesional ha recaído en Vicente Pérez Albacete y el de una vivienda unifamiliar de la urbanización molinense La Alcayna, de Vicente Martínez Gadea, ha obtenido el de nueva edificación.

El de rehabilitación y restauración es para la de la antigua Escuela de Aprendices, posterior Museo Naval, para el centro universitario ISEN, de Cartagena, de José Manuel Chacón.

En la categoría de espacio público y arquitectura del paisaje ha ganado el parque tecnológico de Fuente Álamo, de Joaquín García Vicente y Juan Antonio Sánchez Morales, que también han obtenido el de arquitectura interior y actuaciones efímeras por Heredia Helix, en Alcantarilla, galardón también logrado por la casa P+M, en Murcia, de Jaume Blancafort y Patricia Reus.

El premio de innovación y divulgación lo ha obtenido “El juego del Rey Sabio”, en Murcia, de Coral Marín y Enrique de Andrés.

Ha habido menciones para la rehabilitación de un edificio para cuatro viviendas y farmacia en la plaza Serreta y el pub Canana La Brew, en Cartagena, de Martín Lejarraga, y la recuperación del patrimonio etnológico y cultura de la calle del Agua’, en Pliego, de Fernando de Retes y Francisco José Abellán.

También para ático caleidoscópico, en Murcia, de Luis y Manuel Clavel; “Carmen, ¿tienes sal?”, en Murcia, de Carlos Pérez, Marga Martínez, Emilio Saura y Dictinio de Castillo-Elejabeytia, y las jornadas “La participación en la construcción de la ciudad” y su libro, realizadas en Molina de Segura por Blancafort y Reus.