Entrevista. Los fiscales y procuradores generales de 20 países inician hoy en Lima una convención para enfrentar con mecanismos modernos y ágiles a la criminalidad organizada. El titular del Ministerio Público comenta los retos de este encuentro internacional.

Flor Huilcafhuilca@editoraperu.com.pe–¿Qué retos enfrentan las fiscalías y procuradurías que se reúnen desde hoy en esta convención para enfrentar la criminalidad organizada?

–La idea es establecer mecanismos modernos, ágiles, en la lucha contra el crimen transnacional. Los ministerios públicos y procuradores generales nos reunimos para elaborar una mejor estrategia contra el crimen que trasciende las fronteras. Así como el crimen crece, también la forma de enfrentarlo tiene que crecer desde el punto de vista del Estado. Los países que participamos estamos comprometidos en ello, de ahí que vienen delegaciones de Latinoamérica, Europa y Asia

–¿Hay delitos que se hayan extendido y que concentran mayor preocupación entre los fiscales y procuradores generales?

–Los delitos de corrupción de funcionarios, trata de personas, crimen organizado y lavado de activos.

–¿Por qué hay que estar atentos ante estos delitos? ¿Cuál es la magnitud de su implicancia en la sociedad?

–El delito grave, el delito transnacional, está creciendo bastante, hay una globalización del delito y, obviamente, debe haber una globalización en la respuesta de los Estados de manera conjunta. A mayor incremento del delito, mayor interés y política criminal de los Estados para luchar contra el crimen.

–En ese contexto, ¿qué acciones conjuntas pueden tomar las fiscalías y procuradurías para que la respuesta de la autoridad también sea proporcional?

La más viable es mejorar la cooperación entre nuestros países, entre los ministerios públicos, de manera que el traslado de la información y los elementos de prueba se hagan directamente entre las fiscalías, para que las pruebas transiten fácilmente sin esperar un procedimiento regular que es tedioso y muy largo.

–¿Con qué países hay una mayor cooperación, considerando que tenemos casos que abarcan a varios de los que participarán en la convención?

–Tenemos bastantes trabajados de cooperación, sobre todo con Brasil. Hemos tenido también cooperación con Ecuador, Colombia, España y los países europeos, como Suiza. La idea es estrechar los lazos de cooperación, haciéndolos quizá más ordinarios, más comunes, para que nos ayuden en la lucha contra el delito, ubicar a los autores y ubicar el dinero también, eso nos interesa mucho, porque ese dinero ha sido extraído de nuestros países y llevado a otros para esconderlos.

–¿Cuán complejo es recuperar esos dineros? ¿Habrá tal vez una defensa férrea de los implicados?

–El procedimiento es bastante largo, estamos esperando que se ejecuten las sentencias para que la corte de Luxemburgo nos devuelva por lo menos 15 millones de dólares que están ahí desde la época de (Vladimiro) Montesinos. También hay un procedimiento en Suiza, con 20 millones de dólares. Donde encontramos dinero, lo recuperamos. Los imputados, ciertamente, se defienden, impiden, demoran dilatan la recuperación del dinero, pero vamos a ganar, tenemos fe en eso.

–¿Esta cumbre de fiscales cómo puede acelerar este proceso, considerando que vendrán fiscales y procuradores de muchos países que son paraísos fiscales?

–Primero, con el intercambio de experiencias habrá una mañana de plenario donde los fiscales exponen sus trabajos, eso será útil para nosotros, luego en la tarde se trabajará en talleres, en grupos, sobre la mejor forma en que se puede actuar para mejorar nuestro trabajo. Eso nos permitirá concluir en una declaración con acuerdos que vamos a ejecutarlo.

–El año pasado hubo una convención latinoamericana de fiscales y procuradores, ¿qué avances hubo en el propósito de enfrentar la criminalidad?

–Lo primero que hemos logrado es la cooperación espontánea. Eso se hace con Brasil y otros países, también el tema de las investigaciones conjuntas, cuando el delito trasciende la frontera y comprende a dos países o más, se juntan los fiscales y hacen una investigación conjunta, de tal manera que sirve a los dos países.

–¿Para qué casos hemos hecho uso de esos mecanismos?

–En el caso Lava Jato, con Brasil, Andorra, Colombia y otros países más tenemos el tema de la cooperación espontánea; en la investigación conjunta estamos trabajando con Brasil.

–¿Cómo observan el trabajo de la Fiscalía en los otros países en este caso?, ¿Qué tipo de apoyo podemos ofrecer?

–Desde fuera el país es un referente en lucha contra la corrupción, nos han pedido apoyo de Panamá, Ecuador, Chile, Argentina; nos preguntan cómo hemos hecho esto, lo otro, cómo llevamos la colaboración eficaz, cómo negociamos con la empresa.

–¿Qué es lo que más les interesa del trabajo que está desarrollando la Fiscalía?

Cómo estamos usando las técnicas de las escuchas telefónicas, los agente encubiertos y el manejo de las cuentas offshore. Preguntan cómo hemos hecho eso, les explicamos en forma reservada cómo trabajamos y ellos nos cuentan también lo que hacen.

Descubrimiento

–¿El caso Lava Jato implica grandes retos para las fiscalías al tratarse de delitos que involucra a varios países?

Este caso ha unido más a las fiscalías del mundo, al ejecutarse en varios países. Los fiscales se han unido para establecer líneas de trabajo conjuntas. Este caso ha unido más a los fiscales del mundo.

–¿Cómo han enfrentado las dificultades?

–En otros países los fiscales han sido sometidos a una serie de cuestionamientos, denuncias, acusaciones. En Brasil, el fiscal (Rodrigo) Janot, que ya no está, ha sido denunciado varias veces. El éxito en Brasil está en que la fiscalía trabajó con la prensa de investigación y la sociedad civil, solos no pueden hacerlo. En Colombia sucede lo mismo, en Panamá la fiscal general enfrenta a personajes poderosos que impiden el trabajo, por eso es bueno que juntos evaluemos las dificultades, los éxitos y la mejor forma de enfrentarlo.

–¿Y en el Perú?

–Acá trabajamos con autonomía, independencia, no hay protección a nadie; trabajamos libremente, a paso firme pero seguro. Los fiscales saben lo que tiene que hacer, y veremos pronto más resultados.

Cumbre

Reuniones bilaterales. Durante la convención se realizarán reuniones bilaterales entre los fiscales y procuradores generales para estrechar sus relaciones y compartir información en el ámbito de la cooperación.

Segunda convención. Se designará también el país sede donde se realizará la segunda edición de la cumbre de fiscales en 2018.