Esta reunión fue encabezada por el presidente saliente de GyM, José Graña Miró Quesada, y contó con la exposición del gerente general corporativo que recientemente dejó el cargo, Mario Alvarado Pflucker.

El directivo de Integra participó hoy en la junta extraordinaria de accionistas de Graña y Montero (GyM) para conocer las medidas de la empresa después de la cancelación del contrato para la construcción del Gasoducto Sur Peruano, que tenía en consorcio con Odebrecht y la española Enagás.

Como se recuerda el representante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata declaró ante los fiscales peruanos que la empresa Graña y Montero conocía de los sobornos que se pagaban para obtener licitaciones como la Carretera Interoceánica, por la cual el ex presidente Alejandro Toledo habría recibido un soborno de 20 millones de dólares.

Graña y Montero (GyM), la constructora más grande del Perú, contrató a dos firmas de abogados de Estados Unidos para que ejerzan la defensa legal de la compañía en las cortes federapes de ese país.

La caída de acciones de Graña y Montero continúo hoy, que bajó en -25.9% y cerró en S/ 1.63, aunque en la sesión llegó a mínimos de S/ 1.50.

Además, Barata ha declarado que entregó tres millones de dólares para la campaña presidencial del expresidente Ollanta Humala (2011-2016), en cuyo gobierno Odebrecht obtuvo la concesión del Gasoducto Sur Peruano, según documentos de la fiscalía peruana.

“A lo largo de sus 83 años Graña y Montero ha demostrado, a través de sus acciones, ser una empresa honesta, íntegra y transparente”.

Como las acciones de Graña y Montero cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York desde el 2013, cinco bufetes han anunciado que investigarán sobre los potenciales reclamos de accionistas minoritarios de la constructora peruana.


LEAVE A REPLY