Entrando en la galería, al fondo de la sala hay una vitrina y dentro el Tesoro del Carambolo. No estamos en el Arqueológico, sino en la galería Birimbao donde la pintora Gloria Martín expone la muestra titulada «Bien de interés cultural», y uno de los grandes cuadros es justamente una vitrina con el tesoro del Carambolo.

Gloria Martín (Alcalá de Guadaíra, Sevilla, 1981), dice que el título se debe a su interés por la figura jurídica, «quería extrapolarlo y traérmelo al ámbito artístico». El origen de esta exposición es el Tesoro del Carambolo. Su interés por esta pieza es su falta de exhibición, «nunca se expone el original, siempre la copia. Aparte de ser una pieza de valor excepcional, también hay un componente político que lo rodea. Es una pieza del Ayuntamiento que no expone porque está bajo los fondos del museo Arqueológico, gestionado por la Junta de Andalucía, un museo a su vez de titularidad estatal…»

En la exposición además del Carambolo, la artista ha situado una serie de lo que parecen, en un primer momento, libros…, pero una vez más el ojo nos engaña. «Son lienzos, sí alguna gente incluso intenta pasar las páginas». Otros cuadros reflejan objetos de arquelogía, y un curioso lienzo representa una Inmaculada de Murillo, como si fuera en radiografía y una mano que se eleva hacia ella embutida en una chaqueta roja. «Me interesa mucho lo que hay detrás de la pintura, los procesos de restauración, de montaje y el almacenaje. Esta imagen está sacada de la prensa, cuando el año pasado se presentó en el Museo de Bellas Artes la restauración de esta Inmaculada». Y por último, otras obras reflejan piezas de anticuarios de Bruselas, «había uno cerca de casa y de ahí salieron esos dibujos».

La artista posa frente a una de sus obras
La artista posa frente a una de sus obras- J. J. ÚBEDA

Es una pintora figurativa, «porque me interesa contar cosas», y cree que todo está ahora al mismo nivel: «hay que ser sincero con tu manera de entender el arte», y sí, las mujeres lo tienen más difícil, «ha habido muchos años de silencio». Pictóricamente en este momento está muy interesada en el efecto del trampantojo, «porque me interesa la pintura como instalación», afirma.

Docente de Escuela de Arte, trabaja como profesora y pinta todos los días. Curro González, Miki Leal, Rubén Guerrero…, serían sus referentes más cercanos, «y por supuesto siempre Zurbarán».

Gloria Marín cree que hay pocas oportunidades en Sevilla. Vivió más de un año en Bélgica donde se fue gracias a la beca Talento del Ayuntamiento de Sevilla y la Fundación Madariaga. «He vuelto por mi vocación docente. Creo que los artistas tenemos que estar en las Escuelas de Arte. Mis mejores profesores siempre han sido artistas. Me he quejado tanto de la formación, que como me han dado la oportunidad, lo tengo que hacer. Es mi momento».


LEAVE A REPLY