Redacción: Wilber Huacasi

Turbulento día en la Comisión de Constitución del Congreso y en Fuerza Popular. Ver a una fujimorista lanzar gritos contra un miembro de su misma bancada, al punto de pedirle que se ponga los pantalones y deje de recibir órdenes de su jefa, Keiko Fujimori, puso ayer en evidencia el despropósito del partido naranja para avanzar en una reforma electoral real, pero también transparentó la ausencia de verdadera democracia interna en Fuerza Popular: las decisiones son tomadas por una cúpula y la ex candidata presidencial.

De hecho, por la noche el vocero Luis Galarreta anunció que se sometía a proceso disciplinario a Donayre, lo que hizo recordar que, con la renuncia de Yeni Vilcatoma en setiembre del 2016 por enfrentarse a Úrsula Letona, los congresistas de Keiko se redujeron a 72.

Día de furia

El primer sacudón del día tuvo como protagonista a Yonhy Lescano (AP). El lunes ya había corrido el rumor de que los miembros del subgrupo de reforma electoral se retirarían si el fujimorismo insistía en ningunear el informe que trabajaron durante ocho meses.

Por eso, cuando el presidente de esta comisión, el fujimorista Miguel Torres, anunció el debate para la reelección de alcaldes, Lescano alzó su voz: “¡Hay una majadería!”, expresó, al tiempo de cuestionar la imposición de este tema. Acto seguido se puso de pie y abandonó la sesión.

Torres trató de restar importancia al incidente, continuó con la sesión e insistió con el asunto de la reelección de los alcaldes. El rechazo desde las otras bancadas devino en un debate infructuoso por más de una hora. El fujimorista se vio obligado a anunciar que el caso pasaba a cuarto intermedio.

De inmediato, Torres anunció el debate de artículos electorales aislados. Esto llevó a que la turbulencia se elevara a escalas mayores: la fujimorista Patricia Donayre, que hasta ayer había soportado el ninguneo de sus compañeros de bancada, pidió interrupción. Torres le apagó el micrófono.

Donayre, visiblemente incómoda, cuestionó a gritos la imposición de temas que ni siquiera fueron propuestos por las bancadas. “¡Hasta ahora no ha dejado los pañales y el biberón!”, le espetó a Torres.

Lo siguiente sería la revelación pública de cómo se decide la agenda legislativa en Fuerza Popular: “¡Póngase los pantalones! ¡Basta de recibir consignas de su jefa!”, gritó Donayre mientras recogía sus cosas y abandonaba la sesión.

A su salida le preguntamos a qué se refería cuando acusó a Torres de recibir órdenes de su jefa. “Ustedes deben saber a quién responde el congresista Torres”, expresó. “¿Keiko Fujimori?”, insistimos. “Hay una jefa en el partido”, respondió, en directa alusión a la ex candidata presidencial.

Y como para que no queden dudas de la nula vocación democrática al interior de su partido, remató: “La bancada nunca debatió el tema de reforma electoral. Esto se ha definido a nivel de una cúpula”.

Mientras Donayre declaraba a la prensa, el asesor del fujimorismo Pedro Spadaro salió raudo hacia el segundo piso del Congreso. Allí fue visto con el fujimorista Luis Galarreta, quien de inmediato bajó al hemiciclo para sumarse a la accidentada sesión. También apareció Cecilia Chacón, quien no integra este grupo. El objetivo era mostrar una imagen de respaldo al presidente de la comisión. Ya era tarde.

El legislador aprista Javier Velásquez Quesquén le enrostró a Torres su falta de experiencia política, pues antes debió haber dialogado con las otras bancadas para buscar consensos, más aún si se tiene en cuenta que temas como el retorno a la reelección de alcaldes requiere de una reforma constitucional. Marisa Glave llamó a un rincón a la fujimorista Úrsula Letona y ambas protagonizaron un breve intercambio de palabras.

Glave abandonó la sesión, y la siguieron sus colegas de las otras bancadas. Solo se quedó Mario Canzio, el vicepresidente. Alberto Quintanilla retornó unos minutos, apenas para pedir a Torres que no programe el tema electoral para este viernes.

Al final, los fujimoristas se quedaron solos, con la mirada puesta en una trabajadora del Congreso acomodando todas las sillas vacías que habían dejado sus colegas de las otras bancadas, en clara señal de protesta.
Predictamen fujimorista propone volver a reelección de alcaldes

Hasta la noche de ayer, la Comisión de Constitución no publicó en la web del Congreso el predictamen sobre la reelección de los alcaldes, tema que intentó imponer ayer en la agenda la bancada del fujimorismo.

Este predictamen fue distribuido el lunes último a los demás congresistas del grupo de trabajo. Tal reparto se hizo contra el reloj, pues el reglamento establece un plazo previo de 24 horas para que este asunto pueda ser debatido en comisión.

El texto plantea modificar el artículo 194 de la Constitución con la frase siguiente: “Los alcaldes pueden ser reelegidos, de inmediato, por un periodo, luego del cual debe transcurrir otro periodo, como mínimo, para que puedan volver a postular”.

Lo fórmula legislativa plantea además que los alcaldes que desean ir a la reelección deben renunciar seis meses antes de la elección respectiva.

El fujimorismo propone que esta reforma tenga vigencia a partir del año 2022.


LEAVE A REPLY