José Mendiola Zuriarrain

Microsoft siempre ha tenido una compleja relación de amor-odio con las diferentes versiones de Windows. Forzada a ir evolucionando las sucesivas iteraciones, la firma ha contemplado horrorizada cómo el corazón de sus usuarios latía a un ritmo diferente y no todos actualizaban a la última versión. Tal vez, el ejemplo más flagrante e hiriente para los de Natya Nadella sea el de Windows XP, una de las versiones más adoradas por los usuarios, hasta el punto que obligó a Microsoft a adoptar medidas drásticas y forzar su cierre. No diremos que sucede lo mismo con Windows 95, pero en el mundo de la tecnología la nostalgia es un grado, y esta versión ha regresado para alborozo de muchos.

El desarrollador de la plataforma de mensajería Slack, Felix Rieseberg, ha querido rendir un sentido homenaje a esta exitosa versión programando una sencilla aplicación que logra que Windows 95 aparezca por sorpresa en nuestros ordenadores. Se trata de un desarrollo que apenas ocupa 129 megas y que puede instalarse indistintamente en PC y Mac, logrando que se pueda viajar en el tiempo por un momento y olvidar que estamos en 2018.

El ‘retorno’ de Windows 95

Rieseberg ha publicado su proyecto de código abierto en GitHub para que todo el mundo pueda disfrutarlo de forma totalmente gratuita. Y no se trata de un simple aderezo estético: la app permite ejecutar aplicaciones nativas del momento como el celebérrimo Buscaminas, el bloc de notas o el famoso Paint que tantas satisfacciones nos dio; lamentablemente, Internet Explorer está presente pero no permite cargar páginas web.

La aplicación que emula a esta versión de la plataforma ocupa apenas 200 MB de RAM, y si algo no va como debiera dentro de sus humildes ambiciones, basta con reiniciar la aplicación para que todo vuelva a funcionar de nuevo. Este desarrollo ha sido recibido con los brazos abiertos por los fans de la tecnología en general, e incluso el propio Rieseberg intentado ir un poco más lejos probando ejecutar el conocido juego Doom, con la sorpresa de que funcionaba, aunque ha reconocido que ha sido “de casualidad” y que su funcionamiento “era un chiste”.

No es la primera vez que vemos resucitar a Windows 95 y de hecho, otro habilidoso programador logró embutirlo en la diminuta pantalla del Apple Watch, y sospechamos que veremos más apariciones sorpresa de versiones previas de Windows en diferentes equipos…