Elías Camhaji

El paso fronterizo, uno de los dos que conectan a Tecún Umán con Ciudad Hidalgo en México, está completamente colapsado. Es un barrio que respira el ambiente de la caravana: los niños juegan al fútbol, los bebés gatean entre las lonas de plástico y los adultos matan el tiempo bajo la casa que han erigido junto a un letrero de migración. Se venden cigarros, agua, paletas de hielo. El calor y la humedad sobre el río Suchiate han arreciado y son sofocantes. Los inmigrantes han organizado tres cordones de paso para controlar el flujo hacia la aduana de México. Y aunque las solicitudes de refugio y de tránsito avanzan a paso lento, la desesperación es palpable. “No vemos resultados”, reclama Lobo Hernández, mientras custodia uno de los cercos.

“Tenemos que estar al tiro [atentos], porque la gente sigue llegando, la gente tiene miedo, no quieren que les pase nada a sus niños”, explica Germán Pavón, de 30 años, poco después de recibir la llamada de dos primos y de otros amigos más que ya cruzaron hacia Guatemala y que ya se enfilan hacia México. Las cifras de migrantes hondureños y centroamericanos que se suman a la caravana fluctúan entre las 4.000 y 10.000 personas.

Los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y Honduras, Juan Orlando Hernández han hablando este sábado por teléfono con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, para definir un plan para “asistencia humanitaria y retorno ordenado” de los inmigrantes, según ha informado el Gobierno guatemalteco a través de Twitter. La noche del viernes, Peña Nieto ha advertido de que los centroamericanos que deseen cruzar la frontera hacia México solo podrán hacerlo si cuentan con un visado. “Buscamos que en todo momento la migración sea segura, regular y ordenada. Toda persona que desee ingresar a territorio nacional podrá hacerlo siempre y cuando cuente con documentos de viaje y una visa concedida por México”, dijo en un mensaje en la televisión. Peña Nieto condenó el intento de algunos inmigrantes de llegar a México por la fuerza, durante la tarde del viernes, cuando se enfrentaron a 400 policías federales que el Gobierno mexicano envió para reforzar la seguridad en la frontera.

Pese al blindaje en los cruces fronterizos, algunos hondureños han logrado llegar a México, donde ya se han instalado algunos albergues. “Nunca pensamos que México iba a ser así, que las autoridades iban a reaccionar de esa forma”, lamenta Jocelyn Hernández, de 27 años, que pasó la noche en el parque principal de Ciudad Hidalgo. Ya no tiene ropa ni dinero, solo carga una pequeña mochila con agua y medicinas, y una bolsa con juguetes de su hijo. “Soy mamá soltera y como mujer viajar sola no es una opción, hay muchos peligros”, explica. Se ha habilitado un albergue en un pequeño auditorio aledaño, aunque la mayoría ha dormido a la intemperie. “Si no cruzábamos en balsa, nos quedábamos en Guatemala toda la vida, vamos a esperar a otros que sigan pasando y seguiremos hacia Tapachula (a 50 kilómetros)”, dice Óscar Flores, de 35 años, que viaja con sus dos hijos desde el departamento de Yoro. “Ya me comuniqué con mi familia, me piden que tenga cuidado, tienen miedo de que me deporten y haya represalias”, agrega preocupado.
Autobuses para el regreso a Centroamérica

“Ya fue suficiente, prefiero no arriesgar más”, comenta resignado Juan Sánchez, de 33 años, a bordo de un autobús color verde olivo, que el Ejército guatemalteco ha dispuesto para organizar el retorno a Honduras de quienes desisten. En las filas traseras se extiende una treintena de caras largas y miradas perdidas. Entre la noche del viernes y la mañana del sábado han partido 10 autobuses de la Policía Nacional y otro más del Ejército. “Son grupos de 20, 30 hasta 40 personas, dependiendo de si vienen niños”, explica Érick Cermeño, uno de los encargados de la oficina de migración. Los vehículos salen a Agua Caliente, en el límite entre Honduras y Guatemala, a 12 horas de la frontera norte. Se esperan al menos cinco autobuses más, pero aún no hay un dato exacto de cuántos saldrán, explica Cermeño.

El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, ha confirmado que hasta Guatemala han llegado entre 5.000 y 5.400 hondureños para sumarse a la caravana, pero que en las últimas horas al menos 2.000 han regresado a su país a bordo de los autobuses. “Nosotros no podemos exigirle una visa a un ciudadano hondureño, ni a ningún ciudadano de otro país centroamericano”, dijo.

“Allá están los buses para los que ya se cansaron, aquí nos quedamos los que seguimos soñando”, afirma Carlos Beras, de 27 años, enfundado en una camiseta con las barras y las estrellas de la bandera estadounidense. “La compré en Honduras y no lo hice por casualidad, es mi forma de decir que ya estoy llegando, que lo voy a lograr”, dice esperanzado Beras, en el medio de una caravana dividida entre dos naciones.


LEAVE A REPLY