Miguel De la Vega
delavega@editoraperu.com.pe

El Perú debe avanzar en todas las reformas que permitan mejorar la competitividad del aparato productivo nacional, a fin de aprovechar en mejores condiciones las oportunidades que ofrece el comercio internacional, sostuvo el presidente del capítulo peruano de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), Allan Wagner.

“El gran desafío que se afronta ahora es institucional. Estar mejor preparados nos permitirá tomar las ventajas de una recuperación de la economía mundial”, declaró al Diario Oficial El Peruano.

Destacó que las reformas institucionales que el país necesita están orientadas a lograr que el 70% de la población económicamente activa (PEA), que permanece en la informalidad, pase al lado formal de la economía.

Corrupción

Asimismo, dijo que se debe combatir frontalmente la corrupción debido a que empobrece la economía y daña tremendamente el tejido social.

“También hay que mejorar la administración de justicia de tal manera que se garantice el Estado de derecho en el país”, aseveró.

Agregó que el país también necesita reformas educativas y de salud, para que la población mejore sus condiciones competitivas en el mercado laboral y se pueda insertar en la economía formal.

“Estos aspectos institucionales y sociales requieren de un enorme esfuerzo de la comunidad. Es fundamental lograr el consenso político entre el Ejecutivo y el Congreso, a fin de asegurar la implementación de las reformas”, subrayó.

En el caso específico de la lucha contra la corrupción, Wagner advirtió una situación que ha generado preocupación respecto al arbitraje –una forma de resolver un litigio entre las partes sin acudir al fuero judicial– debido a que el Congreso no aprobó el decreto legislativo que expidió el Ejecutivo en el marco de las facultades delegadas para dar prioridad al arbitraje institucional.

En tal sentido, manifestó que el arbitraje ad hoc no ofrece mayores garantías según los casos evaluados por la CCI. “Hubiéramos deseado que se mantenga el planteamiento original del Ejecutivo que consideraba dar prioridad al arbitraje institucional, como una gran medida en la lucha contra la corrupción”.

Desafíos

Por otro lado, aseveró que el comercio internacional enfrenta una serie de desafíos ocasionados por las tentaciones proteccionistas. “En general, hay diversos retos que se deben superar para mejorar el modelo económico mundial, pero no para retroceder como algunos plantean. El proteccionismo no favorece a nadie, lo que crea es pobreza, tenemos que asegurarnos que el libre comercio genere riqueza para todos. Ese es el principal desafío”.

En ese sentido, comentó que la coyuntura internacional se constituye en una oportunidad para impulsar recomendaciones de la CCI, a fin de mejorar la inclusión de sectores económicos importantes en su contribución a la productividad del país como las pequeñas y medianas empresas (pymes) y las empresas informales con su pase al sector formal de la economía.

“La CCI ha creado una comisión sobre pequeña y mediana empresa. La idea es determinar cómo apoyarlas para que ingresen en las cadenas de valor y en los circuitos comerciales nacionales e internacionales”, afirmó.

Fundamentos económicos ordenados

Wagner destacó que la economía peruana tiene bases sólidas para mantenerse en una fase expansiva y con una gran oportunidad para aumentar las proyecciones de crecimiento de la producción en los próximos años. “Tenemos una economía sana, que podría mejorar mucho si se lograran los entendimientos para desarrollar proyectos mineros”.

Comentó que las reformas institucionales y el desarrollo de programas sociales permitirán avanzar al país, “de modo que el conjunto de la población se incorpore al desarrollo”. Subrayó que los peruanos tienen una gran capacidad creativa. “Prueba de ello es el alto nivel de emprendedurismo que se inicia en la informalidad con múltiples iniciativas, aunque luego necesitan formalizarse.

Datos

La CCI es una organización empresarial con una red de más de 6.5 millones de miembros en 130 países. Promueve el comercio internacional y la conducta empresarial responsable, además de la regulación que prevenga la corrupción.

Esta organización participa en los foros de la ONU y también asesora al G-8 (grupo de las ocho naciones más importantes del mundo) y al G-20 (comprende a las países más industrializados y emergentes).

Wagner destacó que el espíritu de la CCI es propender al libre comercio y al flujo de las inversiones, además de impulsar las buenas relaciones entre las empresas y los Estados.