El Tribunal del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) delimitó los lineamientos a tener en cuenta para la aplicación de la metodología creada por este colegiado a efectos de evaluar si un anuncio publicitario infringe o no el principio de veracidad.

Por tanto, quien atribuye el significado al anuncio es el consumidor, por lo que la intención del anunciante es irrelevante para delimitar el mensaje, precisó la Sala Especializada en Derecho de la Competencia de esta entidad.

Así, al ser el consumidor quien define bajo sus propios parámetros el mensaje publicitario, resultará importante tener en cuenta el contexto del segmento de mercado vinculado al servicio anunciado bajo el cual el consumidor se inserta, a efectos de tener una mejor aproximación a lo que este entiende de manera natural, detalla la Resolución N° 0001-2018/SDC-Indecopi emitida por la citada sala.

Análisis

Refiere, además, que el artículo 21 de la Ley de Represión de la Competencia Desleal establece las pautas de enjuiciamiento e interpretación de las manifestaciones publicitarias, precisando que su análisis se debe efectuar de forma integral y atendiendo a que el consumidor queda influenciado mediante un examen superficial del mensaje publicitario.

El análisis deberá realizarse, entonces, captando el mensaje en su conjunto, sin efectuar una evaluación detenida de la publicidad, sino más bien bajo una lectura sencilla y propia de un entendimiento usual, indicó José Yataco Arias, experto en derecho corporativo.

El colegiado advierte que sobre la base de estas premisas debe aplicarse la metodología creada para evaluar si determinada información contenida en un anuncio publicitario infringe el principio de veracidad o no, herramienta que consta de dos pasos.

El primero es la delimitación del mensaje que implica establecer, a partir de una apreciación integral y superficial del anuncio publicitario, en qué consiste el contenido del mensaje que reciben los consumidores, detalló Yataco.

Mientras que el segundo es verificar la veracidad del mensaje, para lo cual la autoridad constatará si el imputado cuenta con medios de prueba constituidos con anterioridad al inicio de difusión del anuncio bajo análisis y, de ser el caso, determinará si en efecto tales elementos prueban la veracidad de lo transmitido, refirió.

Apuntes

La metodología para evaluar si la información de un anuncio publicitario infringe o no el principio de veracidad se estableció en el precedente de observancia obligatoria aprobado por la Resolución N° 1602-2007/TDC-Indecopi. El artículo 8.3 de la Ley de Represión de la Competencia Desleal dispone que la carga de acreditar la veracidad de las afirmaciones objetivas sobre los bienes o servicios anunciados corresponde a quien las haya difundido como anunciante.

Este último deberá contar con las pruebas que acrediten la veracidad de sus afirmaciones objetivas con anterioridad a la difusión del anuncio.


LEAVE A REPLY