Marcela Mendoza Riofrío

La portabilidad viene creciendo en forma muy dinámica desde mediados del 2014, cuando se diseñaron las nuevas reglas, pero en el último año también se han elevado las quejas por trabas en el proceso de migración.

A raíz de ello, Osiptel ha diseñado una serie de propuestas de modificación del reglamento, las cuales fueron debatidas esta mañana en una audiencia pública en la que participaron los operadores y analistas de mercado.

Las propuestas de modificaciones van desde estandarizar el plazo que se debe esperar para poder portar de operador (tiempo mínimo de permanencia) hasta eliminar la exigencia de suspender la línea por mantener deudas con su operador anterior. Este último punto es el que Claro y Movistar consideran perjudicial porque incrementaría la morosidad.

Con relación a los plazos, Osiptel propone que todos los usuarios que deseen migrar de operador, ya sean nuevos o reincidentes en la portabilidad, deban cumplir dos meses en su actual empresa antes de optar por el cambio. En la actualidad no es así para todo tipo de cliente.

La otra modificación de plazos propuesta es permitir que la migración sea posible todos los días de la semana. En la actualidad el proceso, que debería durar solo 24 horas, no se completa en sábados ni domingos ni feriados y por eso un cliente que pidió portarse un sábado no tendrá la línea activa hasta el lunes y si hubo feriado puede tardar hasta 4 días en poder usar su nueva línea. Y justamente son los domingos o feriados los días en que más portaciones se presentan, informaron.

DEUDAS PASADAS

El mayor punto de polémica en la propuesta presentada por Osiptel está en la eliminación de suspensión por deudas. En la actualidad un usuario puede migrar si no tiene deudas en el último mes facturado, pero no hay problemas por deudas más antiguas o por pendientes de cancelación del costo del equipo. El problema, explicaron, es que si el cliente no paga dichas deudas antiguas el actual operador está obligado a realizar la suspensión del servicio por un mes.

Detallaron que existen muchos conflictos y casuística ligada a estos casos: desde clientes que no logran migrar por centavos hasta otros que no logran pagar deuda en el banco porque esta no figura en la financiera pero sí en el operador.

Sergio Sifuentes, gerente de Osiptel, comentó que estas fallas son producto de deficiencias en la gestión interna de las empresas y no deben ser trasladadas a la portabilidad. Las marcas móviles cuentan con diversidad de mecanismos para cobrar deudas y no se debería afectar la flexibilidad del proceso de migración por fallas y desórdenes ajenos al mismo, sustentó.

Esta propuesta es respaldada por Entel, pero no por Claro y Movistar. Sus representantes legales aseguraron que en otros países no es posible migrar si mantienes deuda alguna y así también, según su opinión, debe suceder en nuestro país: si se elimina la posibilidad de suspender el servicio por deudas pasadas se está facilitando el incremento de la morosidad y eso implicará una menor subvención de equipos, lo que elevaría precios.

Arturo Briceño, consultor externo de Movistar, comentó que eliminar la suspensiones en prestación del servicio permite una proliferación de comportamientos inadecuados y genera una falla en el mercado que debería ser controlada por el regulador.

Los subsidios de equipos en planes pos pago vienen reduciéndose en los últimos semestres porque hay mucho incumplimiento en el pago. “Solo se está recuperando el 20% de los subsidios por la alta morosidad”, destacó Briceño.

Quienes se oponen a la modificación de la norma consideraron que se debería permitir bloquear equipos que no fueron cancelados en vez de limitar posibilidades de concretar el cobro de los mismos.


LEAVE A REPLY