Sandro Pozzi

 

La tensión entre Corea del Norte y Estados Unidos sigue escalando, pese a los llamamiento a la calma. El principal representante diplomático de Kim Jong-un calificó este lunes de declaración de guerra los comentarios realizados durante los últimos días por el presidente Donald Trump, coincidiendo con la celebración de la Asamblea General. “El mundo entero debería recordar claramente que fue Estados Unidos el primero en declarar la guerra a nuestro país”, afirmó Ri Yong-un en una breve declaración al abandonar su hotel en Nueva York.

Ri Yong-un advirtió que su país tiene por eso el derecho a derribar cualquier bombardero estratégico incluso “si no está dentro del espacio aéreo de nuestro país”, en una rotunda respuesta a la última demostración de fuerza estadounidense el pasado sábado. El ministro de Exteriores dijo que, ante esta situación, las Naciones Unidas reconocen a todos sus miembros el derecho a la autodefensa. Ante el plenario ya indicó que la confrontación era “inevitable”.

El régimen de Pyongyang considera que a la amenaza de EE UU hay que responderle con “el martillo nuclear de la justicia” y justificó el desarrollo de su programa nuclear para responder a las amenazas de Washington. En este sentido, dejó claro ante la Asamblea General que las sanciones del Consejo de Seguridad no impedirán que se desvíen ni un milímetro en su ambición por dotarse del arma atómica.

“Trump proclamó que nuestro líder no permanecerá por mucho tiempo”, declaró el ministro norcoreano en una breve declaración a la prensa, en referencia a los últimos mensajes del presidente en Twitter. El sábado ante el plenario reiteró la intención del régimen de realiza un ensayo con una bomba de hidrógeno en el Pacífico, fuera de su territorio. Hasta la fecha, realizó seis pruebas atómicas.

El secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, declaró por su parte también este lunes que una prueba de este tipo será “una chocante demostración de irresponsabilidad”. Donald Trump amenazó en su primer discurso ante las Naciones Unidas con “destruir totalmente” a Corea del Norte, y catalogó a Kim Jong-un, como un “hombre cohete” que está en una “misión suicida”.