Chester Bennington, vocalista de Linkin Park, fue hallado muerto el jueves en su casa cerca de Los Ángeles en la pequeña ciudad costera de Palos Verdes Estates.

Los motivos que detonaron la muerte de Bennington vienen siendo investigados por la policía de dicho Estado. Aunque el cantante se había expresado con mensajes esperanzadores en recientes apariciones públicas, no se descartó el suicidio.

La vida del músico estuvo marcada, desde su infancia, por momentos muy crudos. En 2011 la voz principal de Linkin Park reveló haber sufrido abuso sexual cuando era menor de edad. “Al recordar cuando era muy joven, cuando era abusado, cuando todas estas cosas horribles ocurrían a mi alrededor, tiemblo”, indicó en entrevista con la revista Kerrang.

La vida de Chester Bennington también se vio marcada por el consumo de alcohol y drogas. “Vivía del alcohol. Era cerveza o Jack (Daniels) con Coca Cola, o Jack Daniels en un vaso con hielo. Y entonces llegó el punto en que mi esposa me dijo siete meses después de que nos casáramos: ‘no creo que haya habido un día desde que te conocí en el que no hayas bebido'”, reveló en entrevista con The Puse of Radio.

Se conoce que Mike Shinoda y otros miembros de Linkin Park le brindaron ayuda para superar el problema. “Cuando Chester tuvo algunos problemas, todos aparecieron para ayudarlo y decirle cuanta ayuda queríamos dar y cuánto significaba para nosotros que él haga algo positivo”, contó Shinoda en 2014.

A fines del 2016, Bennington reveló que su adicción a las drogas fue tan severa que llegó a pesar 49 kilos. “En 2006 tuve la elección de dejar de beber o morir. Pasé por algo de consejería con los chicos (de la banda) y ellos se abrieron y me dijeron cómo se sentían, No tenía idea de que había sido una pesadilla tan grande”, contó el músico a Metal Hammer.


LEAVE A REPLY