El terremoto de 7.3 en la escala de Richter que sacudió este domingo la montañosa frontera entre Irak e Irán ha dejado al menos 396 muertos y 7000 heridos. La mayoría de las víctimas mortales se encuentran en la provincia occidental de Kermanshah, en Irán, donde comenzó la búsqueda de sobrevivientes.

En tanto, según la agencia de noticias iraní Irna, que citó a un funcionario de emergencia, 6603 personas resultaron heridas solo en Irán, y como el principal hospital de la ciudad resultó gravemente dañado a causa del sismo, se trató de luchar para atender a los miles de heridos.

Cabe destacar que en Irán, al menos ocho localidades se han visto afectadas por el sismo, entre ella, Sar-e Pol-e Zaham, de donde se rescató, de entre los escombros, a una mujer y a su bebé. En Irak, la sacudida alcanzó a todas las provincias.

Asimismo, se estima que alrededor de 70 000 personas han perdido sus viviendas y buscan refugio. Muchas de las casas en la zona montañosa están hechas de ladrillos de barro y son vulnerables en terremotos.

Como se recuerda, el terremoto ocurrió la noche del último domingo, a unos 30 kilómetros al suroeste de Halabja, cerca de la frontera nororiental con Irán, dijo el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) .

El movimiento telúrico es el mayor registrado en Oriente Medio; según informaron medios locales.


LEAVE A REPLY